mayo 17, 2022

Onu Noticias

Encuentre las últimas noticias, fotos y videos de México. Lea los titulares de última hora de México en Onu Noticias

Ucrania, EE.UU.: Rusia añadió otros 7.000 soldados a la frontera – Mundo

Una fuente de la Casa Blanca dijo que Rusia no solo ha retirado sus fuerzas, sino que ha sumado al menos otros “7.000 soldados” a la frontera con Ucrania. La fuente oficial estadounidense agregó que el miércoles llegaron algunas fuerzas nuevas y calificó de “falso” el anuncio de retirada de Moscú. La fuente concluyó que Rusia podría lanzar una operación “en cualquier momento” como un falso pretexto para invadir Ucrania. La vicepresidenta estadounidense Kamala Harris se reúne con el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky al margen de la Conferencia de Seguridad de Munich.

El presidente estadounidense, Joe Biden, y el canciller alemán, Olaf Schulz, instaron a Moscú a tomar medidas concretas para calmar las tensiones y advirtieron que aún no se ha observado una retirada significativa de las fuerzas rusas de la frontera con Ucrania. Los dos líderes dijeron, según un comunicado emitido por la canciller alemana tras una llamada telefónica entre los dos aliados, que “Rusia debería tomar medidas concretas hacia la desescalada”. En su llamada telefónica, Joe Biden y el canciller alemán Olaf Schulz discutieron “sus conversaciones con el presidente ruso Putin y el ucraniano Zelensky sobre la continua acumulación militar rusa en las fronteras de Ucrania”. Así lo anunció la Casa Blanca. Los dos líderes “reafirmaron su compromiso con la soberanía y la integridad territorial de Ucrania y destacaron la importancia de la coordinación transatlántica continua en diplomacia, medidas de disuasión y el fortalecimiento del flanco oriental de la OTAN si Rusia invadía Ucrania”.

Por el momento, la guerra de nervios solo se desarrolla entre Occidente y Vladimir Putin en la frontera con Ucrania. Tras el anuncio del Kremlin de la terminación parcial de los ejercicios y el regreso de los soldados a sus bases, la OTAN aún ve “la no retirada de las tropas rusas de las fronteras de Ucrania”. Por el contrario, el secretario general de la Alianza Jens Stoltenberg acusó durante la reunión del Ministro de Defensa en Bruselas: Moscú está enviando otras fuerzas”. En definitiva, Occidente, imagen de satélite en mano, teme la fanfarronada del zar y hoy se ha mostrado unido como nunca en su rechazo a la ofensiva híbrida rusa para obligar a Europa, EEUU y la OTAN a asumir un nuevo marco de seguridad. Mientras que la alianza considera un fortalecimiento “a largo plazo” del flanco oriental e Italia, representada por el ministro Lorenzo Guerini, quien dijo estar “dispuesto a hacer su parte” en el envío de fuerzas para disuadir. Por supuesto, hay señales de una apertura diplomática de Moscú, de la que todos los líderes son conscientes. “Después de las palabras, ahora necesitamos los hechos”, resumió la presidenta de la Comisión de la UE, Ursula von der Leyen. Si es relajante, es a cámara lenta. Las palabras del presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, también lo confirman: “Las tropas rusas en realidad no van, se turnan”, advirtió, casi añadiendo que su país “no teme a nada ni a nadie” y está dispuesto a defenderse. Al dar la bienvenida a los 30 ministros de defensa aliados en la sede, Stoltenberg no sorprende que definiera las “amenazas militares” de Rusia como un intento de imponer una “nueva normalidad” en el Este. Y obtener concesiones. Pero también declaró un “cauteloso optimismo” sobre la voluntad de Putin de continuar por el camino de la diplomacia. En Crimea, en cambio, imágenes republicadas por los medios muestran vehículos rusos saliendo de la península -que fue anexada en 2014- atravesando el puente construido por los hermanos Rottenberg (a un alto precio), oligarcas recién acuñados y peces gordos de los encantos. de Vladímir Putin. circulo. El Ministerio de Defensa también anunció que al finalizar los ejercicios conjuntos con Bielorrusia (20 de febrero), las tropas regresarán a su patria. “Me gustaría pedir a las fuentes de desinformación estadounidenses y británicas que publiquen el programa de nuestras próximas invasiones para este año: me gustaría planificar mis vacaciones”, criticó duramente la portavoz del Departamento de Estado, Maria Zakharova. La invasión que tanto se temía que Washington y Londres anticiparan hasta la hora señalada, en realidad no se materializó. Pero para una columna de tanques que regresa a los hangares, comienza otro entrenamiento, esta vez en el Mediterráneo. Con bombarderos de largo alcance con capacidad nuclear y aviones de combate armados con misiles hipersónicos ubicados en la base aérea siria Hmeimim. Moscú, por su parte, ahora está jugando la carta de las contraacusaciones. Es Occidente el que suministra armas a Ucrania para “empujarla a la guerra” o “provocación” en el Donbass, y al mismo tiempo se considera “positiva” la oferta de Joe Biden de continuar el diálogo. Putin rechazó entonces por el momento la petición de la Duma de reconocer a las repúblicas separatistas prorrusas de Donetsk y Luhansk como “incompatibles” con el Tratado de Minsk. Como si dijéramos: respetamos los acuerdos. Las palabras de paz también provienen del jefe de política exterior de la UE, Josep Borrell (ciertamente no es ruso), quien nos llamó a considerar las “preocupaciones legítimas” de Rusia con respecto a la seguridad. De todos modos, el entendimiento termina aquí. Borrell habló explícitamente de un “choque de valores” entre el Occidente “democrático” y la “Rusia autoritaria”, que teme el éxito de Ucrania porque sería una derrota para su modelo. Luego continúa la coordinación: mañana tendrá lugar el Consejo informal de la UE sobre la crisis de Ucrania, la reunión en la OTAN con sus homólogos de Ucrania y Georgia, y el sábado tendrá lugar la reunión de ministros de Asuntos Exteriores del G7. Por la noche, hubo otra llamada telefónica entre Biden y Olaf Schultz, mientras el ministro de Relaciones Exteriores, Luigi Di Maio, estaba en Moscú para reunirse con Sergey Lavrov después de una escala el martes en Kiev. La Unión Europea ha prometido que “nunca se dará por vencida” con el pueblo ucraniano, pero Berlín no oculta su voluntad de reunirse con el Kremlin en algunos aspectos. Como las largas esperas sobre la posible entrada de Kiev en la OTAN, que, sin embargo, Rusia asegura que no puede aceptar ni ahora ni nunca.

READ  “Putin apunta a Rumanía”, el próximo mapa de Europa - Libero Quotidiano