julio 15, 2024

Onu Noticias

Encuentre las últimas noticias, fotos y videos de México. Lea los titulares de última hora de México en Onu Noticias

Lección del 11 de septiembre tras el atentado a las Torres Gemelas

Lección del 11 de septiembre tras el atentado a las Torres Gemelas

Un recuerdo personal y algunas lecciones De estos 22 años de historia. Me mudé a California hace un año cuando nos golpeó El ataque terrorista más mortífero en la historia de Estados Unidos. (Al día siguiente, 12 de septiembre, me reservaron un vuelo de San Francisco a Nueva York para asistir a una conferencia de la revista semanal). El economistaCon Carlo De Benedetti, que se suponía que iba a estar ambientada en uno de ellos Las torres Gemelas). San Francisco, bastión de la izquierda radical desde los años 196011 de septiembre de 2001 A las pocas horas se convirtió. Desde las ventanas de todas las casas vi aparecer las banderas de las barras y estrellas. Y en el duelo nacional, incluso el símbolo de los progresistas y pacifistas de la ciudad se descubrió como un patriota. Se suspendió la división entre las AméricasLa tragedia nos hizo olvidar nuestras diferencias ideológicas, por lo que todos nos unimos a la ciencia. Fue una escena conmovedora y sorprendente para mí: vengo de la Europa más pesimista y deprimida. Los héroes del momento se convirtieron en los bomberos y policías de Nueva York. Que cavaban y arriesgaban sus vidas entre los escombros de las Torres Gemelas.

San Francisco pronto volvió a ser como antes. Otras banderas, otros estandartes, otros emblemas: La arena izquierdista se estaba movilizando contra los Estados Unidos de George W. Bush.contra leyes especiales antiterroristas (Patriot Act), v La invasión de Irak comenzó en enero de 2003.. En lugar de las barras y estrellas, en los desfiles que tuvieron lugar en California y varias otras ciudades estadounidenses apareció una caricatura de Bush transformado en Adolf Hitler. Como para El conflicto en Vietnam Incluso en lo que respecta a la guerra en Irak, el “antiamericanismo” de la izquierda estadounidense tenía razones sagradas. La administración Bush mintió a la nación y al mundo sobre los vínculos entre Saddam Hussein y Al Qaeda. El secretario de Estado Colin Powell actúa en las Naciones Unidas Falsas pruebas sobre armas de destrucción masiva en Irak. En julio de 2003 comenzó la suspensión de los derechos civiles. Prisión privada en Guantánamo (El escándalo continúa.) Imágenes de la tortura de los prisioneros. Abu Ghraib Han dado la vuelta al mundo. Como en Vietnam en la década de 1960, Estados Unidos estaba pisoteando sus valores en la guerra.

Pero si enfocas tu memoria sólo en lo que pasó después Ataque a Bagdad En 2003, se olvidó el trasfondo crucial. Para una parte de la sociedad estadounidense, la condena de Estados Unidos -y de todo Occidente- había comenzado mucho antes: ese mismo día trágico. de fecha 11 de septiembre de 2001.

Para entender cuándo se colocaron los edificios. “teorias de conspiracion” Eso desató una era tarjeta de triunfoLuego la pandemia y la campaña de vacunación, hay que volver a esa historia. por excelencia. durante el trumpismo Fábrica de noticias falsas Vio prevalecer la inspiración Whig. Pero tras el atentado a las Torres Gemelas, parte de la izquierda global –sus corrientes más extremas– acabó hipnotizada por conversaciones dispersas sobre conspiraciones y conspiraciones. Entendemos por qué. Atacante – Al Qaeda – Venía del campo de los “justos” o al menos de las “víctimas”, en el maniqueísmo de la izquierda dogmática: es decir, del mundo árabe-islámico, clasificado por definición entre los opresores de la tierra. Atacado – Los Estados Unidos de Bush, o Nueva York/Wall Street, la capital de las finanzas globales, o el Pentágono en Washington – Ha surgido a la cabeza de los enemigos históricos de la izquierda, es decir, el imperio del mal, culpable de todos los sufrimientos del planeta.

READ  El sistema de defensa aérea ucraniano SAMP/T suministrado por Italia y Francia es golpeado - Análisis de defensa

Desde el 11 de septiembre así ha sido supuestamente “débil”. Atacar a una superpotencia odiada y derramar la sangre de inocentes masacrando a tres mil ciudadanos indefensos, para el elemento más extremo y partidista de la izquierda hubo dos casos. O uno tuvo el coraje de aplaudir Osama bin LadenCelebrar la masacre como un triunfo de la justicia: lo mismo hicieron muchos palestinos y las diversas multitudes árabes que acudieron en masa a las plazas de sus países. O se puede encontrar una solución más milagrosa para salvar el alma humana: Afirman que este horror en realidad fue planeado por los propios estadounidenses, tal vez en cooperación con sus aliados israelíes.. Así nacieron las teorías del 11 de septiembre orquestadas por la CIA y el Mossad, teorías que todavía existen hoy. Es la horrible abreviatura del pensamiento mágico que exonera al verdugo y condena a la víctima. Esta es la perversión contra la que estaba reaccionando. Oriana Fallaci Con sus inolvidables artículos condenatorios sobre mensajero.

La idea de que hubo un sentimiento proestadounidense después del 11 de septiembre, que Bush luego disipó, es pura fantasía. Este sentimiento nunca había existido, o tal vez desde hacía unas horas, cuando el periódico parisino informó El mundo encabezó la portada todos somos americanos. Solidaridad efímera. La envidia hacia Estados Unidos, el resentimiento por su poder y el odio por su éxito han sido una constante durante décadas.especialmente desde que ganó el guerra Fría La convirtió, brevemente, en la única superpotencia.

Bill Clinton fue, con diferencia, el presidente más pluralista que uno pueda imaginar. Al-Qaeda inició los preparativos para los atentados del 11 de septiembre durante su presidencia. Clinton se disculpó por la esclavitud de los negros y por no haber podido salvar a Ruanda. En la década de 1990, Estados Unidos intervino militarmente tres veces para salvar a Kuwait, Bosnia y Kosovo, todos ellos países islámicos. En el caso de los dos últimos, Estados Unidos no obtuvo ninguna ventaja. Bin Laden declaró la guerra a Estados Unidos en 1996, en el apogeo de la benevolencia internacional de Clinton. La escalada de ataques contra Estados Unidos -desde el primer ataque al World Trade Center el 26 de febrero de 1993, que por puro milagro mató sólo a seis personas e hirió a mil más, hasta el USS Cole- coincidió con las dos elecciones presidenciales de Clinton. términos. La masacre de las Torres Gemelas se estaba gestando en un momento en que Estados Unidos estaba gobernado por un líder que trabajaba activamente para darles un Estado a los palestinos.

READ  Los tres caminos que apuntan a Italia: así se saltan los controles los contrabandistas

Algo similar ocurrió cuando Bruselas fue golpeada por un mortal ataque terrorista islamista el 22 de marzo de 2016: 32 ciudadanos murieron en el aeropuerto de Zaventem y en la estación de metro de Maelbeek. Inmediatamente aparecieron análisis apresurados e ignorantes en muchos medios occidentales. Muchos comentaristas escribieron que detrás del yihadismo belga estaba el “aislamiento” de los inmigrantes islamistas, por lo que Occidente siempre tiene la responsabilidad.

Esta era una secuela de la película que ya se había visto tras el ataque a las Torres Gemelas. “¿Qué hicimos para provocarlos? ¿Cómo nos atrajimos este castigo a nosotros mismos?” Entre las razones detrás de la violencia yihadista de 2016, el barrio de Molenbeek en Bruselas fue llamado gueto, en su mayoría por periodistas que nunca antes habían estado allí. ¿Ghetto? Esta no es la palabra que describe hoy a Molenbeek, Bruselas o Bélgica. Uno de los más grandes estudiosos de la yihad, el francés Olivier Roy, fue uno de los primeros en denunciar el error del análisis, e inmediatamente nos señaló que la mayoría de los terroristas son miembros de la clase media baja, los ricos, que han descendido en una desviación común. Antes de buscar una excusa en el fanatismo religioso. La asistencia social belga es una de las ayudas más generosas y completas para los extranjeros.. Molenbeek pertenece a la segunda o tercera generación de norteafricanos que se han convertido en abogados, médicos, ingenieros, profesores, abogados y parlamentarios. Más que un gueto.

¿Explotación, marginación y penurias sociales? Los gurús de los programas de entrevistas utilizan estas fórmulas como fragmentos de paso, por pereza intelectual. Pero lo que los islamistas en Occidente odian no es la explotación capitalista o la desigualdad social; Lo que condenan es el Estado laico que pone a todas las religiones al mismo nivel; libertad de expresión; libertad de moral; Liberación femenina; El hecho de que las mujeres puedan estudiar y trabajar, vestir la ropa que quieran y casarse con quien quieran.

El precedente crucial de los acontecimientos del 11 de septiembre que no queríamos entender fue el punto de inflexión en el Islam en el decisivo y terrible año 1979.. Incluso antes de la aparición de células yihadistas y del terrorismo. El cambio se produjo en una parte de la comunidad musulmana mientras Bélgica y Europa en su conjunto mejoraban: se volvían menos racistas y más abiertas a las culturas de origen, lenguas y costumbres del mundo magrebí. Mientras tanto, una parte cada vez mayor de la migración musulmana estaba cambiando su actitud hacia nosotros.. Un paso importante en esta reversión coincide con La “revolución” de Jomeini en Irán (1979)Y el establecimiento de un Estado religioso chiita que condena a Occidente como una civilización decadente, inmoral, corrupta y pecadora. Paralelamente, está el giro oscuro que Arabia Saudita presenció ese mismo año, donde La monarquía teme acabar como el Sha de Persia Responde al desafío de Jomeini aliándose con los clérigos wahabitas más reaccionarios; A partir de ese momento, Riad empezó a utilizar ríos de dólares del petróleo para financiar mezquitas y escuelas religiosas donde se predicaba el odio a Occidente. Desde esos años, algunos inmigrantes musulmanes adoctrinados por el fundamentalismo han comenzado a creer que su civilización es una civilización superior, que no tienen nada que aprender, pero deben evitar cualquier contaminación con nosotros. A esto se suma el sentimiento de odio hacia Occidente, instigado por sus clases dominantes. Los líderes del norte de África y del mundo árabe que saquearon las riquezas de sus pueblos, Han alimentado una narrativa que atribuye toda la miseria al legado colonialPor el imperialismo occidental.

READ  ¿Armas en Kyiv? Alemania está directamente involucrada en el conflicto »

Muchos de nosotros hemos aceptado este sacrificio y lo hemos hecho Obsesión por los pecados del colonialismo. El colonialismo occidental en esa parte del mundo terminó hace al menos 75 años. Con las dos crisis energéticas de los años 1970, comenzaron las transferencias de riqueza a gran escala hacia Oriente Medio. Ríos de petrodólares han enriquecido a algunas de las clases dominantes más codiciosas y corruptas del planeta. En lugar de invertir en educación y modernización -como hicieron Singapur y Corea del Sur, que en los años cincuenta eran mucho más pobres que los países árabes- Los ricos del mundo árabe han invertido en un fundamentalismo dedicado a sembrar el odio hacia Occidente., como cemento ideológico de su poder. Muchos de nosotros seguimos describiéndolos como víctimas.

En los últimos años, afortunadamente, El terrorismo islámico ha disminuido en América y Europa. Una explicación reside en el hecho de que hemos aprendido a protegernos mejor, pero desgraciadamente a un coste elevado (pensemos en la diferencia entre un aeropuerto en 2023 y un aeropuerto en 2000); Todavía tenemos que encontrar otro en Riad. El príncipe saudita Mohammed bin Salman, conocido como MbS, ha comenzado a arrebatar poder y recursos económicos al sector más atrasado y feroz del clero. La condición de las mujeres sauditas está mejorando, el país quiere abrirse al turismo y hay señales de que la Península Arábiga bajo Mohammed bin Salman aspira a hacer grande a Dubai. Sigue siendo un régimen autoritario, como ha demostrado El asesinato del periodista opositor Jamal Khashoggi. Dubai también tiene un sistema político autoritario. Sin embargo, la falta de democracia no impide la secularización de la sociedad. Además, si los fondos sauditas que apoyan a las fuerzas yihadistas desaparecen, la amenaza que alcanzó su punto máximo el 11 de septiembre hace 22 años se debilitará para Occidente.

En lugar de eso continúan Bombas y masacres en países islámicos. Oímos a un supuesto experto explicar que siempre es culpa nuestra, incluso cuando se trata de las diferencias entre chiítas y suníes que persisten desde la muerte del Profeta: en el año 632 d.C.