julio 16, 2024

Onu Noticias

Encuentre las últimas noticias, fotos y videos de México. Lea los titulares de última hora de México en Onu Noticias

Tina Turner vendió el castillo en Suiza en el acto: quién lo compró por su peso en oro

Tina Turner vendió el castillo en Suiza en el acto: quién lo compró por su peso en oro

El castillo en el que vivió Tina Turner en Küsnacht, Suiza, fue vendido pocos días después de su muerte. Chateau Algonquin, donde los fanáticos acudieron en masa para presentar sus respetos, ahora es propiedad de la empresaria suiza, la multimillonaria Ines Kindel Benes. La propiedad, que incluye un edificio principal de cuatro pisos, un gran jardín y un cobertizo para botes y está rodeada por 1,350 acres de bosque, ha sido el hogar de la cantante estadounidense y su esposo, Erwin Bach, durante los últimos 22 años.

Su navegador no admite la etiqueta iframe

La Reina del Rock’n’Roll no lo compró sino que lo alquiló. Y ahora el palacio ha comenzado a cambiar de manos. El precio de compra pagado por el castillo no se ha hecho público, pero se estima en unos 86 millones de dólares. El ícono de la música y su esposo ejecutivo de EMI se mudaron allí porque Turner quería acceso directo al lago de Zúrich. Tina y Erwin se casaron en el castillo en 2013.

Su navegador no admite la etiqueta iframe

Ahora la mansión, que Turner nombró en honor a sus antepasados ​​nativos americanos, la tribu Algonquin, ha sido vendida. Así lo confirmó la Oficina del Registro de la Propiedad en Küsnacht, según explicó el medio suizo. Pero el viudo Erwin no debería verse obligado a irse. El nuevo propietario compró la propiedad como inversión. Kaindl-Benes es presidente de la empresa familiar de carpintería Swiss Krono Group en Lucerna, con una fortuna personal de 988 millones de dólares. Sin embargo, hace dos años, Turner y su esposo compraron otra propiedad junto al lago Zúrich en el pueblo de Staffa como una escapada de fin de semana.

READ  La guerra de trincheras y el dron chino (que se puede comprar online) "modificados" en clave kamikaze - Corriere.it