julio 19, 2024

Onu Noticias

Encuentre las últimas noticias, fotos y videos de México. Lea los titulares de última hora de México en Onu Noticias

El mundo de Kissinger y Brody ya no existe. Mejor pasarlo por alto

El mundo de Kissinger y Brody ya no existe.  Mejor pasarlo por alto

Cincuenta y dos años después de su histórico viaje en 1971, Henry Kissinger regresa a China a la edad de cien años, completando así el último gesto extraordinario de su larga y fructífera vida. También lo recibió el presidente Xi Jinping (que habría cumplido 18 años en 1971), demostrando la gran capacidad de China para mantener vivo el sentido de la historia, una disciplina que los occidentales tenemos mucho que aprender de otras civilizaciones. Kissinger regresa a Beijing y reitera la necesidad de una relación fuerte entre Estados Unidos y China, como también un elemento esencial para lograr un equilibrio pacífico en el mundo.

Unos días después, Romano Prodi también intervino en los grandes asuntos internacionales, con una dura reprimenda de una Europa débil y dividida, que había relegado esencialmente a una posición de dependencia del aliado estadounidense. No hay razón para perder tanto tiempo reiterando cómo escuchar respetuosamente las palabras de aquellos con una importante experiencia internacional, por lo que tanto Kissinger como Brody son voces tan nobles e importantes. Sin embargo, también hay que decir sin rodeos que hablan pensando en el mundo que conocieron más de primera mano que el actual, bastante perturbado por las poderosas y brutales transformaciones que uno no puede dejar de considerar.

La China que visitó Kissinger en 1971 era un país atrasado y con enormes problemas de desarrollo, incapaz de compararse con Estados Unidos en otro ámbito que no fuera una mesa de ping-pong. Por lo tanto, la apertura y el diálogo en ese momento no tienen nada que ver con el balance actual, que ve al gobierno de Beijing ya responsable del segundo presupuesto global de gastos militares, y ahora puede tener una presencia decisiva en los cinco continentes en todos los archivos más importantes, desde las actividades financieras hasta las inmobiliarias, desde la minería hasta la producción agrícola, y desde la inteligencia hasta las estructuras culturales.

READ  "Ahora Erdogan está en deuda con Putin, quien le presentará la ley" - Corriere.it

Pero ni siquiera la Europa de la que habla Prodi, que él dirigió, tiene que ver con la Europa actual. Hace veinte años, Francia era enteramente alemana en el eje socialista popular. Hoy prevalecen los partidos conservadores, y el panorama político continental está repleto de temas políticos estrechamente asociados con los líderes fundadores. Por tanto, no tiene sentido criticar lo que no puede existir, más bien sería mejor admitir que la política de rigor presupuestario de los miembros de Bruselas ya ha hecho bastante daño, incluso como para provocar el Brexit, que sigue siendo una herida en la historia europea de la que también son responsables los gestores del poder de la UE en la primera década del siglo. Por otro lado, hoy Europa hace lo que puede y lo hace con cierta dignidad, como demuestra la gestión de la epidemia y la gran unidad en apoyo a Ucrania. Como evidencia, solo trate de responder una pregunta simple: ¿Hay alguien entre Macron, Schulz, Meloni, Moravicky o Sunak dispuesto a ser representado por von der Leyen en cumbres internacionales o en la Casa Blanca? Como la respuesta es mil veces no, tenemos que enfrentarnos a una Europa posible, y por tanto en la que los Estados existan y en realidad no tengan intención de hacerse a un lado, tanto que los temas de interés nacional están en la agenda en todas partes. Mirar las relaciones internacionales requiere una gran dosis de realismo.

El frenesí de la globalización nos ha dado un mundo lleno de oportunidades pero también incapaz de aliviar las desigualdades, un mundo que ha empobrecido severamente a las clases medias europeas a favor de los oligarcas árabes o rusos del petróleo y el gas y los productores de bajo precio chinos, turcos e indios. Si Cristiano Ronaldo va a jugar a Arabia Saudí e Irán y Turquía son los principales productores de drones utilizados en la guerra de Ucrania, entonces el mundo que nos rodea ha cambiado. Los estadounidenses ya no pueden ver a China con la actitud del Tío Sam, más rica de lo que solía ser, y los europeos deben dejar de soñar con una Europa de Ventotene que no está en las cosas, aunque siga siendo un punto de vista de prestigio y altos valores políticos. El mundo de hoy está profundamente inmerso en conflictos de todo tipo, pero eso no significa que sea un mundo sin perspectivas de crecimiento ni de paz. Pero no hay peor manera de manejarlo que usando clases inesperadas. Estamos en el siglo XXI y no podemos evitarlo.

READ  Él y Rusia siempre estarán ahí. Un nuevo paquete de armas valorado en 2.500 millones de dólares