mayo 28, 2024

Onu Noticias

Encuentre las últimas noticias, fotos y videos de México. Lea los titulares de última hora de México en Onu Noticias

“La IA me ayuda a elaborar vino para jóvenes bebedores”

“La IA me ayuda a elaborar vino para jóvenes bebedores”
  • Escrito por el personal Demetropoulos y Will Small
  • Reporteros de negocios

Fuente de imagen, Kara Maradin

Comenta la foto, Cara Maradin utiliza inteligencia artificial para ayudarla a controlar las necesidades hídricas de sus viñedos

Cara Maradin está al frente de un gran número de viñedos.

Es directora de viticultura en la gran empresa vitivinícola estadounidense Foley Family Farms y es responsable de más de 5200 acres (2000 hectáreas) de vides, repartidas en 1000 millas de California y Oregón.

Obviamente no puede estar en todas partes al mismo tiempo, pero gracias a la tecnología de inteligencia artificial, la Sra. Maradin puede comprobar de forma remota las necesidades de agua de cada viñedo desde su computadora portátil.

“Puedo conectarme a Internet y ver qué riego se necesita en Santa Bárbara, a 300 millas de distancia”, dice Maradin, que reside en Napa, al noroeste de San Francisco.

Mientras que antes juzgar las necesidades de agua de las vides se hacía mediante cálculos y juicios humanos, Foley ahora utiliza sensores fabricados por Tule Technologies, una empresa de riego con sede en California.

Los sensores, que parecen pequeñas estaciones meteorológicas, están colocados entre los viñedos. Miden niveles de humedad, temperaturas, velocidades del viento y otras variables ambientales.

“Siempre estamos sobre el terreno”, añade Maradin. “Pero los datos nos ayudan a tomar decisiones informadas basadas en la ciencia, no sólo en los sentimientos. Los sentimientos no son malos, pero nos gusta utilizar los datos”.

Comenta la foto, Los sensores de Tule envían información sobre las necesidades de agua directamente a las computadoras portátiles de los enólogos

Foley Family Farms, junto con su empresa hermana Foley Family Wines, produce vinos estadounidenses con 23 marcas diferentes. Los sensores de riego impulsados ​​por IA “mejoraron la calidad y consistencia de las uvas”, dice Maradin.

Otro beneficio de los sensores es que pueden ayudar a superar la escasez de mano de obra, afirma Tom Shapland, director ejecutivo de Toll. “La IA vigila el viñedo las 24 horas del día, los 7 días de la semana”.

Tule también está creando una aplicación impulsada por inteligencia artificial llamada Tule Vision, que puede determinar qué tan sedientas están las enredaderas después de que un usuario humano graba un video de unos minutos de duración. La IA fue entrenada utilizando cientos de imágenes de vides bajo diferentes necesidades de agua.

Otros proveedores de equipos de monitoreo de viñedos impulsados ​​por IA incluyen al gigante tecnológico estadounidense Cisco y a las empresas más pequeñas Ceres Imaging y Bloomfield AI.

Una vez cosechadas las uvas utilizadas en la elaboración del vino, se transportan a la bodega para su fermentación. También en este caso la inteligencia artificial está interviniendo.

La empresa de tecnología Tastry, con sede en California, está creando una aplicación impulsada por inteligencia artificial que ayuda a los enólogos a elaborar vino que encantará a una gran cantidad de consumidores. El software hace esto analizando la composición química del vino y comparándola rápidamente con una base de datos de preferencias gustativas de 248 millones de bebedores de vino en los Estados Unidos.

READ  La mayor simulación por computadora del universo jamás intensifica el dilema cosmológico

Pruebas deliciosas para todo, desde los niveles de azúcar del vino hasta la acidez y los taninos. Estos últimos son compuestos amargos y astringentes que provienen de la piel, las semillas y los tallos de la uva.

La idea es que Tastry pueda ayudar a los enólogos a mezclar mejor los vinos terminados a partir de varios vinos base, variando el porcentaje de cada uno hasta lograr un sabor popular.

Alexandre Remy, socio director y enólogo de Atlas Wine Company, una marca de vino con sede en California, describe a Tastry como su “GPS”.

“Si quisiera crear mi propia mezcla de tintos, elegiría entre 10 viñedos diferentes”, dice Remy. “Aquí es donde la IA realmente brilla. Me ayuda a definir mi objetivo, ya sea que quiero atraer a un público más joven o quizás a un público que prefiere los vinos de la competencia.

“Puedo ingresar mis parámetros en el sistema y éste hará sugerencias de mezclas basadas en eso”.

Fuente de imagen, Alejandro Remy

Comenta la foto, Alexandre Remy dice que la inteligencia artificial le ayuda a mezclar vinos

Monika Christmann es profesora de enología (la ciencia de la elaboración del vino) en la Universidad Hochschule Geisenheim de Alemania. Las bodegas de gran volumen, que necesitan coherencia año tras año, pueden encontrar la IA particularmente útil, afirma.

Sin embargo, también advierte que la interacción entre los diferentes componentes del vino es difícil de predecir y la IA aún no la comprende completamente.

“Ningún algoritmo puede comprender realmente la compleja interacción entre el clima, el suelo y las variedades de uva que dan al vino su sutileza y carácter”, dice Jonathan Kleiman, sumiller jefe de la empresa de restaurantes británica Tom Sellers Story Group.

“Tampoco pueden apreciar la estética del equilibrio, la estructura y el aroma que caracterizan a un vino excepcional. Hablar de mineralidad, acidez o fruta no tiene sentido para la máquina. Los verdaderos viticultores confían en su paladar. [computer] Tratos.”

Fuente de imagen, Vinos de la familia Foley

Comenta la foto, La familia Foley elabora vino con varias marcas.

Tom Ashworth, director ejecutivo del minorista de vinos Yapp Brothers, dice que si estuviera elaborando vino no usaría IA.

“Creo que hasta qué punto un enólogo permite que la IA se haga cargo de su toma de decisiones, reemplazando cientos de años de experiencia, depende del apetito por el riesgo del campo y de la precisión de la propia IA.

“Por ahora, no entregaré la toma de decisiones sobre los procesos de autenticación clave a la IA, del mismo modo que permitiría que la IA ejecute servicios al cliente sin supervisión”.

De regreso en California, Maradin responde que la IA está destinada a ayudar a los enólogos humanos, no a reemplazarlos. “Estamos en el terreno y siempre somos generosos”, dice.

“¿Qué es realmente la inteligencia artificial? [in wine] Toma decisiones más informadas basadas en la ciencia”.