febrero 22, 2024

Onu Noticias

Encuentre las últimas noticias, fotos y videos de México. Lea los titulares de última hora de México en Onu Noticias

Francisco: Mons. Angelelli no es un héroe, sino un mártir y un regalo para la Iglesia

Francisco: Mons. Angelelli no es un héroe, sino un mártir y un regalo para la Iglesia

Publicamos la introducción del Papa al libro “Enrique Angel Angelelli. Escuchando a Dios y al Pueblo”, que se publicará mañana 12 de febrero. El volumen, publicado por la Libreria Editrice Vaticana, recoge los sermones del obispo argentino de 1968 a 1976 que fue asesinado por su compromiso con los perseguidos y beatificado en 2019.

Francisco

Cada hombre, cada mujer, cada creyente: todos somos un don del Señor, un don muy precioso. Cada uno de nosotros es un don para todos y para toda la Iglesia, que se configura en un contexto específico, en un tiempo, en un lugar muy específico. Somos regalos tangibles para personas concretas, y de este modo somos también un regalo para todos, en la sencillez de la vida que vivimos. De hecho, cuanto más crece nuestra amistad con el Señor y con los demás, más se desvanecen la dureza, la dureza y el inconformismo, o mejor dicho, dejan de ser un obstáculo para la comunión, y se convierten, paradójicamente, en nuestra única e infrecuente manera de relacionarnos. Siendo el color definitorio del regalo que representamos ante los demás. Todos somos dones, y sin embargo la Iglesia reconoce en los santos personas que son dones de manera un poco más amplia, es decir, de manera universal: por eso son canonizados, para que su presencia y amistad puedan llegar también a las personas y a los lugares. . Y contextos y tiempos que no son los más cercanos a ellos. De hecho, los santos son hermanos tan parecidos a Jesús que pueden ser una referencia segura (por ejemplo, en la enseñanza, la amistad y la devoción) para todo hijo de Dios.


portada del libro LEV

READ  Nord Stream, Moscú acusa a Estados Unidos de sabotaje. El yate y los espías: ¿qué sabemos? - Corriere.it

Para que todos estemos más unidos con el Padre y con nuestros hermanos, más parecidos a Jesús, más unidos como hermanos entre nosotros. El Beato Mártir Enrique Angelelli, Obispo de La Rioja, fue y sigue siendo un regalo de Dios a la Iglesia en Argentina. Un hombre con gran libertad y gran amor por cada ser humano: amigo o enemigo, hermano o enemigo. Un verdadero obispo católico, porque está unido a la Iglesia universal en la escucha y la obediencia filial al Papa y en su firme compromiso de implementar las directrices e impulsos del Concilio Ecuménico Vaticano II en su diócesis. Es muy hermosa, por ejemplo -y hasta diría conmovedora- la forma en que informó a su pueblo del encuentro que iba a tener con Pablo VI con motivo de la visita ad limina Apostolorum; Con el mismo entusiasmo transmite también a los creyentes el resultado del encuentro y las cartas y mensajes recibidos de Roma. Al mismo tiempo, a pesar de los peligros crecientes y de la hostilidad de sus enemigos, a pesar del miedo y las amenazas, desempeña la misión de pastor del rebaño de la Iglesia. Sin embargo, es un rebaño no destinado a encerrarse en el armario, sino a difundir el amor de Dios, a ser acogido y celebrado en los sacramentos y en la vida ordinaria de trabajo, familia, asociación y solidaridad. No creo que Angelelli fuera un héroe, en realidad fue un mártir (y por eso la iglesia lo reconoció).

El mártir testimonia que si el corazón y la mente están en Dios, siempre surgen en él actitudes: el amor sincero hacia todos y el rechazo de toda explotación y reducción de sus intereses o de una vida pacífica, si hay derechos y vida para las personas. Los más débiles, los marginados, los que -digamos hoy- están en los suburbios. Por este motivo Monseñor Angelelli y sus sermones han sido recogidos en este volumen titulado Escuche a Dios y a la gente.También pueden ser una fuente de inspiración y crecimiento en el discernimiento evangélico de los desafíos y situaciones que cada uno de nosotros está llamado a experimentar en la iglesia y en nuestra vida profesional y familiar. Monseñor Enrique fue también pastor de los sencillos: valoró la piedad popular (vinculada a los lugares, tiempos y fiestas de esa tierra y de ese pueblo) para fomentar el apego de las personas -en unidad y solidaridad- a Cristo y a la Iglesia Madre. Como atestigua este volumen, su predicación fue verdaderamente popular, dirigida y accesible a todos: y también basada en las condiciones concretas de la vida social para mostrar que el Evangelio no es una idea y la fe no es una creencia. De hecho, la fe en Cristo es la aceptación de una relación que nos cambia en nuestro corazón, en nuestra mente y en la forma en que nos vemos a nosotros mismos y a los demás. El Evangelio nos hace mirar (perdón por el juego de palabras y la tensión lingüística) y ser mirados con amor.

READ  El Papa se reúne con israelíes y palestinos: No al terrorismo