julio 16, 2024

Onu Noticias

Encuentre las últimas noticias, fotos y videos de México. Lea los titulares de última hora de México en Onu Noticias

Barcos rusos ante Italia y Libia ofrecen puertos a Putin que ahora puede gestionar el contrabando de armas (y de migrantes)

Barcos rusos ante Italia y Libia ofrecen puertos a Putin que ahora puede gestionar el contrabando de armas (y de migrantes)

Dos barcos: el crucero misilístico “Varyag” y la fragata “Marshal Shaposhnikov”. Dos submarinos de escolta. y el puerto de Tobruk, a pocos kilómetros de Italia, que se convirtió en escala del tráfico ruso en Libia y África. La señal enviada por Vladimir Putin con una “visita de cortesía” de su flota al puerto de Cirenaica, la parte oriental de Libia en manos de Khalifa Haftar, es una señal que no puede subestimarse. Porque desde hace algún tiempo Estados Unidos y la OTAN ponen de relieve el constante movimiento de mercancías y barcos que llegan al puerto libio desde puertos rusos. La llegada de estos buques de guerra no hace más que confirmar los temores de la inteligencia occidental sobre la penetración de Moscú en el país norteafricano.

Es una estrategia que se viene aplicando desde hace años. Y Haftar no tiene intención de ser arrestado. Sus fuerzas armadas, el llamado Ejército Nacional Libio, anunciaron deliberadamente la llegada de la Armada rusa a Moscú, recordando que esta visita tiene como objetivo “reforzar las relaciones entre el Comando General del Ejército y la Federación Rusa”. Si Haftar tiene todo el interés en apoyar a su antiguo aliado, el Kremlin, y también presionar al gobierno reconocido de Trípoli y a sus socios europeos y estadounidenses, entonces Putin tiene todo el interés en presentarse como un campeón en el juego libio. Esto a pesar de que el zar está ciertamente ocupado en muchos otros frentes.

Rusia retira las boyas de navegación en la frontera con Estonia. ¿Qué está pasando?

READ  "Por eso no habrá negociaciones este año" - Corriere.it

prueba de fuerza

Moscú juega desde hace tiempo una partida de ajedrez cuyo objetivo es demostrar su capacidad de ejercer presión en los flancos de la OTAN y de Occidente. Y hacerlo de diferentes maneras y en diferentes latitudes. Una “demostración de fuerza” continua para mostrar al mundo que es una potencia capaz de proyectarse en todas partes: de Ucrania a Cuba, de Corea del Norte a Siria. En este desafío, Libia tiene un papel clave. Primero con Wagner y ahora con el “Cuerpo Africano” que debería reemplazar a los mercenarios de Yevgeny Prigozhin, la Cirenaica del mariscal Haftar ha sido durante muchos años el puesto de avanzada ruso en el Mediterráneo central y el pináculo de la estrategia africana de Rusia. Durante meses, la inteligencia estadounidense ha estado monitoreando los envíos que llegan a Tobruk y que están destinados no sólo al ejército ruso en Libia, sino también a las fuerzas de Moscú que participan en la región del Sahel. En los últimos meses, Yunusbek Evkurov –uno de los pocos viceministros de defensa que no se vieron atrapados en las últimas purgas de Putin– ha aparecido en Libia varias veces para dejar claro que el control de Moscú en el este del país es cada vez más fuerte. Desde Bengasi, los funcionarios de Haftar han negado sistemáticamente la hipótesis de la construcción de una base naval rusa. La narrativa libia parece contradecir precisamente la llegada de unidades rusas. Incluso si no tienen una ubicación oficial en Tobruk, ciertamente actúan como anfitriones.

Sirena

Para la OTAN, Europa y la propia Italia, la alarma hace tiempo que suena. Ahora hay varias señales a tener en cuenta. Durante la reciente reunión de la misión de apoyo de las Naciones Unidas en Libia, el representante estadounidense Robert A. Wood preocupó al gobierno. Jennifer Gavito, recientemente nombrada embajadora de Estados Unidos en Libia, pareció tener la misma opinión y advirtió sobre la creciente influencia rusa y china en una audiencia en el Comité de Asuntos Exteriores del Senado de Estados Unidos. Washington sabe que el caos libio es terreno fértil para cualquiera. Pero lo que resulta especialmente preocupante es la influencia que el Kremlin está construyendo desde el corazón de África, en la región del Sahel, hasta las costas del Mediterráneo. Después de los golpes de Estado en Níger, Malí y Burkina Faso, Putin pudo ocupar el lugar de Occidente (especialmente Francia y Estados Unidos) en una de las regiones más calientes del mundo. A principios de año aumentaron los rumores sobre la presencia de una base rusa en la República Centroafricana. Libia podría ser la puerta de entrada no sólo para sus mercenarios, sino también para todo el tráfico dirigido hacia la región del Sahel. O provenientes de la región del Sahel. Haftar, que también es interlocutor de Italia, es un peón imprescindible para estabilizar Libia y controlar las rutas migratorias y todas las oscuras operaciones de tráfico que se extienden entre África y el Mediterráneo. Pero la mayor presencia de los rusos podría cambiar (muchas) cartas sobre la mesa. Putin corre el riesgo de tener en sus manos no sólo una base para controlar el flanco sur de la OTAN, sino también una llave capaz de provocar o detener una crisis (guerra pero también migración) según sus deseos. Otro frente en la guerra híbrida de Moscú contra Occidente. Esta vez, a pocos kilómetros de la costa italiana.