La caravana de migrantes se divide

24 octubre, 2018

Foto: UNICEF / Adriana Zehbrauskas. En las afueras de Reynosa, México.

La caravana de migrantes centroamericanos se ha dividido: algunos piden asilo en México, otros siguen hacia Estados Unidos.

En Tapachula, Chiapas, 1,699 personas solicitaron asilo, según cifras del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados. Unos 3,000 migrantes decidieron seguir hacia el norte. Este miércoles se encontraban en Huixtla, Chiapas.  495 hondureños han pedido el retorno asistido a su país.

Huyen de la violencia, es lo que dicen todos. Y también de la persecución”, explica Pierre Marc René, oficinal de información pública de ACNUR México, en Tapachula. “Otros buscan mejores oportunidades, una mejor vida”.

 

Huyendo de conflictos e inseguridad

Entre los solicitantes de asilo está Eduardo*, de 16 añosMiembros de una pandilla quemaron su casa en Honduras y Eduardo tuvo que huir para salvar la vida. “Cuando vi nuestra casa en llamas, sabía que había llegado nuestro momento, nuestra suerte ya se había acabado, era momento de huir”, dijo en una entrevista a ACNUR.

Eduardo vivía con el temor constante de ser asesinado o reclutado por las pandillas en Colón, Honduras. Con un grupo de primos, Eduardo al fin se unió a la “caravana” de miles de niños, niñas, mujeres y hombres a través de Centroamérica en búsqueda de seguridad.

Al cruzar a Guatemala, pasando el Río Suchiate, Eduardo y sus primos estaban a la cabeza de la caravana para llegar a México. Entonces, las autoridades cerraron la frontera y los enfrentamientos comenzaron.

“Me sentí desamparado, indeseado por cualquier país. Pensé que ellos (las autoridades mexicanas) nos iban a enviar de vuelta, y que mi pesadilla de verdad iba a empezar”, recuerda.

Eduardo estuvo entre el grupo de personas a quienes se les permitió ingresar a México, donde presentaron su solicitud de asilo.

 

ACNUR en acción

ACNUR ha movilizado personal y recursos al sur de México. Unos 45 oficiales se encuentran en Tapachula, Chiapas.

Los equipos de ACNUR brindan asistencia técnica para registrar las solicitudes de asilo. “Según las historias que nos están contando, hay muchos que tienen posibilidades de conseguir asilo”, dice René.

La mayoría viaja en familias con niños. Soportan temperaturas de hasta 32ºC con alta humedad.

ACNUR también identifica a quienes son particularmente vulnerables y los aconseja sobre sus mejores opciones. Por eso, algunos menores no acompañados y separados solicitaron asilo en Guatemala. La Agencia de la ONU para los Refugiados también está supervisando retornos y deportaciones de Guatemala, para garantizar que se den de forma voluntaria y respeten el principio fundamental de no devolución.

En Honduras, ACNUR monitorea la situación en la frontera con Guatemala y trabaja con las autoridades para garantizar la recepción segura para quienes regresan.

El Instituto Nacional de Migración de México ha recibido, según un comunicado del Gobierno,  495 solicitudes de hondureños para acogerse voluntariamente al retorno asistido a su país de origen.

 

Con información del Centro de Noticias de la ONU.

Minisitios

Periodistas Asesinados

Categorías

RECIBE LOS DESTACADOS EN TU CORREO

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES