junio 24, 2024

Onu Noticias

Encuentre las últimas noticias, fotos y videos de México. Lea los titulares de última hora de México en Onu Noticias

Sergio Vastano: “Con Bocconian en Drive In, gané 4 millones de liras por episodio. ¿Fiorello? Su odio hacia mí me duele”.

Sergio Vastano: “Con Bocconian en Drive In, gané 4 millones de liras por episodio.  ¿Fiorello?  Su odio hacia mí me duele”.

aRenato Franco

Comediante: “¿El más loco? Francisco Salvi. Estaba obsesionado con la chica de la comida rápida, pero no podía acercarme a ella. Antonio Ricci No sabía quién era. “Es una pena romper con Prachi”.

“Hemos llamado a muchas puertas, incluso con Gianfranco D’Angelo, pero después de un tiempo pareces uno de esos peces que todavía jadean en los charcos durante la marea baja, esperando que la ola llegue pronto. “Pero llega un momento en que el pez no puede soportarlo más”. Sergio Vastano, 71 añosuna de las muchas máscaras que ha estrenado Conducir, lleva un tiempo “felizmente” jubilado (“El mejor regalo es la gente que, 40 años después, todavía me para por la calle”). Entre sus personajes “Empresario sucio” Y su “diablo guardián”; El alto directivo adinerado década de 1980; Especialmente yoPor “Boconiano”el estudiante universitario en Calabria lejos de casa y fuera de la pista que canta como un mantra “¿Está claro este hecho?».

¿Cómo conociste a Antonio Ricci?
“Casualidad Soy muy amigo de Andy Lotto, un día me llamó y me dijo: Conocí a Antonio que está preparando un nuevo programa para Italia 1. No sabía quién era Antonio ni qué era Italia 1. Me invitaron a una cinta con una audición y le propuse mi personaje. Vivía cerca de Sapienza, que estaba lleno de calabreses ricos que habían venido del sur para ser estudiantes lejos de casa, preparé un número de 30 segundos, que a Antonio le gustó pero lo convirtió. en un número de Bocconi”.




















































READ  Ha fallecido Maurizio Pollini, pianista. tenia 82 años

¿Por qué tuvo tanto éxito?
“Sabiendo… que fue un encuentro de las estrellas. Era un “sureño” diferente, que no venía con una bolsa de cartón a pedir un lugar, sino que venía como jefe. Fue un momento de revelación, y representó la arrogancia de un personaje que creía haber llegado ya, en un período de máxima ostentación. Hoy el paradigma acaba de cambiar y yo sugeriría un rapero que haga alarde de dinero”.

Una temporada irrepetible. ¿Quién era más cercano a él?
“Durante un tiempo fui dúo con Enzo Braschi, nos divertimos mucho, luego perdimos el contacto por un malentendido, un malentendido que ya no recuerdo”.

¿Gianfranco D’Angelo?
“Me sorprendió su generosidad, siempre pagaba en el restaurante y nunca metí la mano en la billetera con él. Estuvimos de gira juntos hasta los 84 años. Luego nos quedamos con el Covid. “Dolor real.”

¿crudo?
“Siempre tenía un reloj en la mano. Tenía mil cosas que hacer. Llegaba, terminaba su trabajo y luego se escapaba”.

¿Lo más loco?
“Francesco Salvi fue la bala perdida, completamente surrealista, fuera de lo común”.

¿Giorgio Valetti?
“Lobo solitario, sin compañía. Creó piezas increíbles. Tanto es así que Antonio le dio una segunda personalidad. Abre el cielo. Todos los cómicos corrieron hacia él para pedirle más espacio, yo, Tritri, el Zorro, Gaspard…”

¿ella también?
“Yo no, lo juro. De todos modos, todos éramos un dolor de cabeza”.

Al principio estuvo bajo vigilancia.
“Cuatro episodios, incluido un bono de viaje, alojamiento y comida. Me dieron 400.000 liras por cada episodio. A mí, viniendo del teatro de las criptas romanas, me pareció un sueño. Luego llegó a 4 millones”.

¿Ahorros para gastos?
“Por un gran capricho, me compré un Porsche Targa rojo. “La tuve durante muchos años y la cuidé como si fuera un hijo”.

¿Echas de menos este éxito?
“Lo tomas mientras está ahí, está bien. Sabía que la vida de un comediante no podía durar para siempre, de hecho, en cierto momento, llegó el momento en que ya no me llamaban como antes. “Me hubiera encantado ser presentador de un concurso, pero había que tener las conexiones adecuadas”.

Terminó con Richie, pero esperaba Arbor.
“Eran dos comedias diferentes. En Ritchie jugamos con la velocidad y tuvimos que eliminar las cualidades inútiles. Era un ejercicio de disciplina: había que estar dentro de los 4 minutos, y si iba 10 segundos atrás había que repetir la pieza. Si Ritchie era un perfeccionista, Arbour era un improvisacionista: venía del jazz y no quería saber lo que decían los demás.

Después de “Drive In” hizo “Streccia” con Teo Teocoli.
“No es un pendenciero como lo describen, pero dejé las cosas claras enseguida: me hizo caer de la mesa a propósito, tal como lo hizo con mi chico al que abofeteaba por diversión. Pero también lo hice caer. “Así que comprendió inmediatamente que yo estaba respondiendo a provocaciones”.

Luego 300 episodios con la señora Coriandoli.
“Te llevas bien con Maurizio Ferrini, es un gran narrador. También pasamos muchas vacaciones juntos. Era el personaje más fuerte, lo apoyé sin problemas. Luego, en cierto momento, se nos acabaron las pilas”.

Nombró una película de comedia con Andrea Pazienza.
“Encontrar estas calaveras en los años setenta. Llegamos a su casa al mediodía como estaba previsto, él estaba dormido y llegó a las dos y media, mimado por el sueño”.

Al principio de su carrera estuvo a punto de actuar con sólo dos espectadores, Nanni Moretti y su histórico productor Angelo Barbagallo.
“Era una época en la que los dinosaurios acababan de extinguirse… Había un teatro, el Albericino, que es el sótano del Alberico. Básicamente un sótano con peces y ranas pegados a la pared por la humedad, y además del billete también te daban una silla plegable para sentarte”.

Estaba en el escenario con Remo Remoti.
“No había nadie allí y estábamos a punto de irnos cuando llegaron Moretti y Barbagallo. Les pedimos que vinieran al día siguiente y llamamos a algunos amigos. Estaban buscando un representante para Dulces sueños Obviamente se llevaron mi control remoto y no a mí. Fui al set una vez y eso fue suficiente para mí. Moretti fue incluso peor que Kubrick, realizando 100 tomas de cada escena. “Para nosotros todavía era una leyenda, pero qué aburrido era en el set”.

29 de mayo de 2024 (modificado el 29 de mayo de 2024 | 09:30)

© Todos los derechos reservados