octubre 2, 2022

Onu Noticias

Encuentre las últimas noticias, fotos y videos de México. Lea los titulares de última hora de México en Onu Noticias

Después de Putin, habrá otro zar. La Tercera Guerra Mundial ha comenzado, pero en Occidente nadie quiere oír hablar de ella »- Corriere.it

De Mijaíl Shishkin

El gran escritor ruso: «Los países occidentales están tratando de pacificar la guerra en Ucrania, pero lo hacen bajo su propio riesgo. El heredero de Putin solo querrá ganar la guerra contra el mundo”.

“En la primera plana de la guerra. En la última página, un crucigrama”. Me viene a la mente un pasaje de mi novela “Luz y oscuridad” mientras viajo en tren unos días después de la invasión rusa de Ucrania.

Frente a mí, un pasajero leía el periódico: en la primera página estaba la guerra, en la última página, el crucigrama. Han pasado varios meses desde entonces, y los horrores cotidianos comienzan a desaparecer de los titulares, a pesar de la intensificación de los enfrentamientos armados en toda su brutalidad..

En Occidente, ya nadie quiere oír hablar de la guerra.La gente está cansada de las masacres y la solidaridad.
La gente exige paz, estabilidad de precios y una vida pacífica Y la oportunidad de disfrutar de las vacaciones.

Esta no es la primera vez que mis artículos dan la alarma sobre las próximas atrocidades. antes de unirse Crimea, se basó en un cuento popular ruso, Teremok, para describir el futuro desconocido de Europa. Érase una vez una casita tranquila en el bosque – A termok Donde muchos animales salvajes viven juntos. Un día una rana llamó a la puerta. “¡Toc, toc! ¿Quién vive en este teremok? Déjame entrar, a mí también me gustaría vivir contigo”. Los animales dejaron entrar a la rana y felicitaron a todos por la vida tranquila y feliz en su pequeña casa. Después de un tiempo, le abrieron la puerta a Keward, la liebre, y a Raynard, el zorro, así que había sitio para todos en el teremok, pero entonces entró el oso Bruin, que por mucho que lo intentó no podía sentarse en el teremok. En cierto momento, el oso estaba alborotado, con su peso, y aplastó la casa. Y ese fue el final del teremok y el cuento de hadas.

Las advertencias emitidas en el pasado reciente no generaron ninguna preocupación. En 2014, inmediatamente después de la anexión de Crimea, escribió con creciente preocupación que “en el siglo XXI, las guerras locales ya no existen, lejos de nosotros. Toda guerra hoy es una guerra europea. Y esta guerra europea ya ha comenzado”.

READ  "¿Gas? Cambiemos a un narcotraficante" - Libero Quotidiano

Yo esperaba que la anexión de Crimea por el presidente ruso vladimir putinHabría desatado una ‘ola de patriotismo’. Tarde o temprano esta ola está destinada a romperse, momento en el que Putin tendrá que recurrir a otro truco”. Escribí en ese momento cómo la inestabilidad crónica en los Balcanes, que ha persistido a lo largo de los años, habría resultado en flujos migratorios masivos hacia los países europeos, seguidos de una “ola más grande de refugiados de Ucrania”.

En ese momento, todavía había tiempo para detener al atacante. Pero Los políticos europeos han preferido cerrar los ojos a la realidad para ganarse a los votantes. Los votantes también querían paz en esos días: trabajos, ningún aumento en el costo de vida y vacaciones garantizadas. Los analistas más experimentados y corruptos de Rusia insistieron en que Occidente debería entender la posición de Putin y hacer concesiones.

Hoy se nos ocurre esto: nos encontramos en medio de una guerra europea, lidiando con una ola sin precedentes de refugiados que huyen de Ucrania y preguntándonos por qué nuestros políticos estaban tan ciegos. Ya nadie escucha las voces de los escritores. Lamentablemente, la única lección real que podemos sacar de la historia es que la historia nunca enseña nada.

En Alemania, miles de intelectuales firmaron una petición exigiendo que el gobierno dejara de enviar armas a Ucrania, porque existía el peligro de una tercera guerra mundial. Declararon: “Queremos una política de paz, no de guerra”. Pero La Tercera Guerra Mundial ya había comenzado en 2014. ¿Cómo puedes curar la ceguera si insistes en no ver?

Hoy nos preguntamos: ¿Cómo y cuándo terminará esta guerra? La guerra contra la Alemania nazi no terminó con la muerte de Hitler, sino con una aplastante derrota militar. Tarde o temprano, la muerte de Putin será inevitable, no la derrota de Rusia.

La respuesta depende de la originalidad. Algunos Césares son verdaderos, otros son falsos. Si la Santa Rusia amplía su territorio y los pueblos se inclinan ante el tirano de Moscú, entonces los súbditos esclavizados, que sudan, trabajan y derraman su sangre heroicamente por la Santa Patria, estarán convencidos de que su destino es una bendición del cielo. No tiene sentido hacer distinciones sobre cómo el zar llegó al poder o cómo fueron gobernados sus súbditos. Él puede enviarlos con seguridad a la masacre por millones, derribar miles de iglesias y fusilar a sus sacerdotes: lo que importa es que el César es un verdadero César.Y el
Porque solo de esta manera el enemigo colapsará aterrorizado y la Tierra Santa de Rusia se expandirá. Así fue con Stalin.

READ  El Tribunal Constitucional de Polonia ha dictaminado que una parte del Convenio Europeo de Derechos Humanos contraviene la constitución del país.

Por otro lado, las derrotas militares y la pérdida del más pequeño pañuelo en Tierra Santa serían vistas por los súbditos del zar como un claro indicio de la falta de la gracia divina: el zar es ilegítimo, es pecador. ¿No logró derrotar a los japoneses? ¿O subyugar a Chechenia? Entonces, el hombre en el trono es un charlatán que desea presentarse como César. Así fue con Nicolás II y Boris Yeltsin.

Putin legitimó su presidencia al retomar Crimea, pero esa legitimidad se está erosionando rápidamente debido a su incapacidad para derrocar a Ucrania. El próximo zar, a su vez, deberá justificar su mandato obteniendo la victoria final en la guerra que libró contra el mundo entero.. Y si, para Putin, la amenaza de las armas nucleares tácticas encaja dentro de la lógica de la guerra híbrida, entonces, para el próximo Putin, usarlas puede ser la herramienta indispensable para mantenerse en el poder.

Incluso el próximo Putin será simplemente un actor incapaz de encontrar otro papel. porque su papel está determinado por toda la estructura interna del poder, a la que no le importa el número de víctimas del conflicto en Ucrania, Rusia o en cualquier otro lugar; No le importan los recursos que se gastarán, la cantidad de armas que se desplegarán o la tasa de mortalidad de su ejército. ¿Qué pasaría si la calidad de vida en Rusia disminuyera? Paciencia, el régimen nunca pensó en el bienestar de sus ciudadanos.

Quien sea parte de este engranaje del poder no tiene miedo de atacar a Occidente. Después de todo, ¿qué debería temer? Si un misil explota en el territorio de un estado miembro de la OTAN, ¿cuáles son las consecuencias? Nuevas conversaciones, nuevos anuncios, nuevos llamamientos a la paz. El mundo libre finalmente debe darse cuenta de que no está luchando contra un dictador loco, sino contra un sistema de poder. Independiente, agresivo y autocurativo.

READ  Pandemia, 'profecía' del Financial Times a punto de hacerse realidad: notas de Bicol

La antigua estructura social del gobierno autocrático ruso se ha conservado en el depósito de la historia y se ha transmitido a través de los siglos. Y aquí está lista para mudar su piel para resurgir con una nueva forma: como el kanato de la Horda de Oro y el zarismo de Moscú, el Imperio Romanov y la Unión Soviética comunista dirigida por Stalin, y más recientemente como el “dominante” de Putin. la democracia”. Hoy, la Federación Rusa está cambiando su forma nuevamente. ¿Qué surgirá de los cimientos imperturbados de una dictadura militar indomable? ¿Quizás una democracia constitucional libre, que por iniciativa propia prohibiría las armas nucleares? ¿Pero eso te parece probable?

Incluso antes de la Segunda Guerra Mundial, la gente quería paz, estabilidad en los precios y vacaciones tranquilas. Hasta entonces, los votantes esperaban que los gobiernos democráticos de Francia e Inglaterra iniciaran negociaciones de paz con Hitler y abandonaran la guerra. Sabemos muy bien cómo fue, y recordamos el famoso mensaje de “No tengo nada que ofrecerles excepto sudor, trabajo, lágrimas y sangre”, dijo Winston Churchill a su pueblo con toda su brutal y trágica sinceridad.

Tarde o temprano escucharemos resonar promesas similares, y en lugar de hermosas vacaciones, los votantes europeos tendrán que prepararse para grandes sacrificios, concesiones y penurias, porque Este es el precio que debemos pagar si queremos la paz.

(Traducido por Rita con un consolador)

3 de septiembre de 2022 (cambio el 3 de septiembre de 2022 | 23:42)