septiembre 29, 2022

Onu Noticias

Encuentre las últimas noticias, fotos y videos de México. Lea los titulares de última hora de México en Onu Noticias

Inmigrantes y energía, espectadores Italia. Así, Libia se convirtió en un agujero negro.

Es el agujero negro en Libia. Un agujero negro en el que Italia pierde todo su protagonismo y ya no es capaz de controlar los flujos migratorios ni de defender sus intereses energéticos. Un agujero negro corre el riesgo de convertirse en la pesadilla de cualquier gobierno futuro y ser castigado por nuestra irrelevancia geopolítica. El primero en conocerlo es Mario Draghi quien partió de ahí su política exterior, no en vano. El primer ministro llegó allí el 6 de abril de 2021, menos de dos meses después de asumir el cargo en el Palacio Shige. Su primera visita al extranjero respondía a los planes tejidos en ese horizonte atlántico que había prometido su fidelidad desde que asumió el cargo. Los planes, pactados con Washington, apuntan a relanzar a Italia como potencia de referencia en la antigua colonia y contrarrestar la expansión de Turquía y Rusia en el norte de África y el Mediterráneo. Detrás de Italia, Europa estaba dispuesta a financiar la reconstrucción eliminando a los diversos gobernantes libios de la influencia de Ankara y Moscú. En el frente geopolítico y estratégico, el 27 debía hacer causa común con Alisha dispuesta a abandonar la alianza con Haftar y competir con Roma para frenar el avance de grupos de al-Qaeda y contrabandistas que se desplazaban por las rutas costeras.

Diecisiete meses después, ya no quedan sombras de aquellos planes. Italia está pagando las consecuencias. A este ritmo, el desembarco de migrantes superará los 100.000 a finales de año, volviendo a los niveles del trienio 2014/2016. Pero este es solo el síntoma más visible del desastre destinado a quedar en manos del futuro gobierno. El plan de reconstrucción de Libia se disolvió en diciembre cuando Naciones Unidas no pudo asegurar las elecciones presidenciales necesarias para la reunificación del país, a pesar del apoyo de Estados Unidos y la Unión Europea. A mediados de febrero, al fracaso político y económico se le sumó el fracaso estratégico. La razón de esto fue el fiasco en Malí, donde París se vio obligada a retirarse por un gobierno en Bamako dispuesto a preferir la protección de Moscú y los contratistas rusos de Wagner. Con la retirada francesa, todos los planes para contener la infiltración y el contrabando al mando confiados a una fuerza militar europea (la Misión Torres Tacoba) en los que participaban las fuerzas especiales italianas fueron pasados ​​por alto. El golpe final fue el conflicto en Ucrania. A partir de ese momento, la Unión Europea y Estados Unidos se olvidaron de cualquier compromiso mientras que Francia se limitó a mantener sus propios intereses.

READ  Crece la preocupación en el Kremlin por su salud

Pero los grandes perdedores en Libia son, una vez más, los italianos. Renunciar al control de las carreteras del Sahel ha reabierto las puertas que empujan a cientos de miles de migrantes del África subsahariana a Libia. Los inmigrantes ahora también pueden eludir los últimos vestigios de la influencia italiana asegurados por la guardia costera de Trípoli, que es financiada y equipada por Italia. Al detenerse en los puertos de Cirenaica, no solo pueden salvar mil kilómetros de desierto, sino que también pueden aprovechar la disponibilidad del general Khalifa Haftar. El general estaba dispuesto a hacer la vista gorda ante las salidas de sus puertos para complacer a Rusia, que incluía a Italia en la lista de países hostiles. Pero este es solo el aspecto más visible del agujero negro que envuelve a Italia. El otro, no menos destructivo, es la exclusión de todas las licitaciones de pozos marinos ahora monopolizados por empresas de Moscú y Ankara. Por no hablar de los suministros cada vez más opacos asociados a Greenstream, un gasoducto que antes cubría el 12 por ciento de nuestras necesidades y ahora apenas supera el tres. Todo esto mientras nuestra antigua colonia se convierte cada vez más en un ataúd seguro de Rusia y Turquía, enemigos en la Tierra, pero aliados para cerrarnos las puertas en las narices. Un desastre amenaza con convertir la antigua Cuarta Playa en un paraíso perdido.