Ataque pudo provocar accidente que mató al ex jefe de la ONU, según nuevo informe

25 octubre, 2017

Foto: Naciones Unidas El Secretario General de las Naciones Unidas, Dag Hammarskjöld, celebró una conferencia de prensa en la Sede de las Naciones Unidas el 24 de marzo de 1960.

De acuerdo con nueva información disponible, parece verosímil que la causa del accidente en el que murió Secretario General de la ONU, Dag Hammarskjöld, hace 56 años, haya sido un ataque. Eso es la conclusión de la investigación publicada hoy en un informe presentado por Chande Othman, encargado de la investigación por el Consejo de Seguridad de la ONU.

La información puesta a disposición de la ONU hasta la fecha ha sido insuficiente, afirma el actual Secretario General, António Guterres, que pidió el martes a los Estados miembros de la ONU que proporcionen información sobre la trágica muerte de su predecesor.

Un nuevo informe ordenado por la ONU, siguiendo la resolución 71/260 de la Asamblea General relativa a la investigación de las condiciones y circunstancias de la trágica muerte del ex Secretario General Dag Hammarskjöld y de las personas que lo acompañaban, ha encontrado que “parece plausible” que un ataque o amenaza externa haya podido provocar el fatal accidente aéreo.

El avión alquilado DC6 registrado como SE-BDY se estrelló justo después de la medianoche del 17 al 18 de septiembre de 1961, cerca de Ndola, entonces Rhodesia del Norte, ahora Zambia.

En el accidente murieron Hammarskjöld y a 14 de los 15 miembros del grupo que lo acompañaba. La única persona sobreviviente sucumbió a sus heridas unos días después.

Le muerte del diplomático sueco ocurrió en un punto de inflexión en la historia africana entre los gobiernos coloniales y los esfuerzos de naciones africanas hacia la independencia.

En ese momento, el segundo Secretario general de la ONU volaba viajaba para entablar negociaciones para terminar con la secesión y la guerra civil en la vecina provincia de Katanga en el Sur de Congo, rica en minerales. Los separatistas Katangese contaban con  apoyados por intereses políticos y mineros occidentales.

El juez Othman dijo en un resumen del informe que había recibido “nueva información valiosa” en respuesta a sus solicitudes. En 2017 los Estados Unidos y otras fuentes facilitaron información que parecía demostrar que alrededor del 16 de febrero de 1961 tres aviones reactores Fouga comprados a Francia habían sido entregados a Katanga por un transportista comercial estadounidense, pese a las objeciones del Gobierno de los Estados Unidos. Una información de “alto valor”, dijo Othman.

 Considerando que “hay una gran cantidad de testimonios de testigos oculares que observaron más de un avión en el aire, (…) que el SE-BDY se había incendiado antes de estrellarse y que había sido blanco de disparos o sufrido alguna otra interferencia activa causada por otro avión”, declaro Othman en su informe, “parece verosímil que la causa del accidente haya sido un ataque o amenaza externos”.

En el informe, Othman descartó la hipótesis que Hammarskjöld y sus compañeros fueron asesinados después del aterrizaje. Explorando la hipótesis de un sabotaje – posiblemente una bomba colocada en el avión “como parte de un plan para ‘eliminar’ a Hammarskjöld,” el juez informó que intentó obtener acceso desde Sudáfrica a la Documentos de la “Operación Celeste”, que se refieren a este reclamo, pero al momento de redactar su informe, no se había otorgado acceso a los documentos.

Tras señalar que, en el tiempo disponible, y en vista de la aparición de nuevos asuntos que requerían un mayor análisis de los hechos, no pudo concluir todos los aspectos del trabajo, Othman señaló que le parecía “la carga de la prueba ha pasado a los Estados Miembros, a los que corresponde demostrar que han llevado a cabo un examen completo de los registros y archivos que obran en su poder o están bajo su custodia, incluidos los documentos que siguen estando clasificados.”

“Un incidente de esta índole, sobre el cual existen una o varias hipótesis de que el accidente aéreo pudo haberse producido debido a un acto o actos adversos u hostiles cometidos contra el Secretario General de la ONU, es una cuestión que reviste el más alto interés público”, señaló. “Se trata de un paso que es preciso dar antes de poner punto final a esta cuestión y dejar descansar la memoria de quienes perecieron en el vuelo SE-BDY al servicio de la Organización”, concluyó.

En un comunicado publicado hoy por su portavoz, Secretario General de de la ONU, António Guterres, recomendó a los Estados miembros que nombren a un funcionario independiente y de alto rango para realizar una revisión interna y especializada de sus archivos, en particular sus archivos de inteligencia, seguridad y defensa, con el fin de garantizar un acceso completo a la información pertinente y establecer lo sucedido en esa fatídica noche.

 

Día de la Paz

Premio BREACH / VALDEZ

Banner Premio BREACH VALDEZ

Periodistas Asesinados

  • Javier Valdez

RECIBE LOS DESTACADOS EN TU CORREO

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES