mayo 24, 2024

Onu Noticias

Encuentre las últimas noticias, fotos y videos de México. Lea los titulares de última hora de México en Onu Noticias

Los simulacros regresan al Golfo de México – Alessandro Lubello

Los simulacros regresan al Golfo de México – Alessandro Lubello

11 de mayo de 2024 09:01

Los gobiernos y las grandes corporaciones se han comprometido desde hace mucho tiempo a reducir drásticamente, si no eliminar, sus emisiones de gases de efecto invernadero para 2050. Las compañías petroleras creen firmemente que el mundo seguirá demandando petróleo y gas durante las próximas décadas. Para satisfacer esta demanda han comenzado a perforar más profundamente en el fondo marino del Golfo de México.

Al menos para aquellos que acusan a los gigantes energéticos de inconsistencia, fíjense Los New York TimesGerentes y expertos de la industria responden que las plataformas petroleras Costero, como la del Golfo de México, son “esenciales no sólo porque proporcionan combustible para automóviles y camiones o centrales eléctricas”, sino que también producen menos emisiones que las plantas de extracción terrestres. Según la Asociación Nacional de Industrias Oceánicas, una organización que representa a las empresas que operan plataformas Costero Para la producción de petróleo crudo, gas y energía eólica, un barril extraído de las aguas del Golfo de México produce menos de un tercio de las emisiones de un pozo perforado en el suelo de Estados Unidos.

El renovado interés por el Golfo de México se produce tras la crisis provocada por el desastre de Deepwater Horizon en 2010, el peor derrame de petróleo en la historia de Estados Unidos. Deepwater Horizon, una plataforma de perforación submarina propiedad de la empresa suiza Transocean, puede operar en profundidades de agua de hasta 2.400 metros y perforar pozos de hasta 9.100 metros. El 20 de abril de 2010, mientras finalizaban los trabajos de perforación del pozo Macondo por encargo del gigante británico BP, a unos cuatrocientos metros de la costa de Luisiana, una explosión provocó un violento incendio que mató a once personas e hirió a diecisiete.

READ  Quien esta con ella - Demora



Dos días después, la plataforma volcó y se hundió en el fondo del océano. Las válvulas de seguridad en la boca del pozo fallaron y el petróleo crudo comenzó a fluir fuera de control. Los derrames de petróleo crudo cesaron el 4 de agosto, además de la mayor parte del derrame de petróleo crudo en áreas costa afuera de Luisiana, Mississippi, Alabama y Florida. fondo del mar El desastre de Deepwater Horizon es el peor desastre ambiental en la historia de Estados Unidos, superando al petrolero Exxon Valdez que encalló en un arrecife en el Golfo de Alaska en marzo de 1989, diez veces el volumen de petróleo. Costó más de 65 mil millones de dólares en acuerdos y daños.

Después de 2010, la extracción de petróleo crudo en el Golfo de México cayó drásticamente, pero en los últimos años ha comenzado a crecer nuevamente, lo que provocó protestas de los ecosistemas y los científicos del clima que luchan por una rápida transición a fuentes de energía renovables. Estados Unidos lleva mucho tiempo comprando petróleo crudo a niveles récord. Sin embargo, los daños causados ​​por el desastre del horizonte de aguas profundas, que destruyó la flora y la fauna marinas y las playas, además de poner de rodillas a la industria pesquera, llevaron a la administración liderada por Joe Biden a limitar la desinversión de licencias de pesca. Golfo

En agosto de 2023, la Oficina de Gestión de la Energía Oceánica ha limitado el área disponible para perforar a entre 295.000 y 271.000 kilómetros cuadrados. Pero un tribunal bloqueó la medida en noviembre, informa el New York Times, un mes después de que las compañías petroleras ofrecieran 382 millones de dólares por derechos para extraer más petróleo y gas del área.

READ  ¿Qué son los "bares secretos"? La historia de Roberto Artzio en Reggio entre México y Calabria

En el centro del renovado interés en el Golfo de México, escribe BloombergHay un rico yacimiento llamado Kaskida, descubierto por el grupo BP en 2006, pero prácticamente olvidado tras el desastre de 2010, porque contenía petróleo crudo por valor de miles de millones de dólares, pero su explotación requería tecnología que aún no existía en ese momento. : “El petróleo estaba tan profundo y cubierto por una fina capa de sal que había tal presión y temperatura debajo que, una vez abierto el pozo, existía el riesgo de que el crudo saliera sin control. Se esparciría por el fondo del mar.”

Sin embargo, en los últimos años, BP y otras compañías petroleras han invertido en el desarrollo de plataformas sofisticadas capaces de trabajar con campos como Kaskida. Por esta razón, el director general de BP, Murray Auchinclose, pudo anunciar recientemente a los inversores: “Después de 15 años, es hora de volver a trabajar en este campo”. Si todo va bien, BP iniciará operaciones para explotar Casquita a finales de 2024.

Otros grupos energéticos, en particular Chevron y Shell, están trabajando en proyectos similares. Ya hoy se extraen 1,8 millones de barriles diarios en el Golfo bajo jurisdicción estadounidense, lo que equivale al 10 por ciento de la producción nacional. “Si el Golfo de México fuera un estado, sería el segundo mayor productor de petróleo crudo después de Texas”, señala Bloomberg. Pero los expertos predicen que alcanzará los 2,3 millones de barriles por día en unos años.

Sin embargo, esta abundancia de petróleo es paradójica: ¿por qué la Casa Blanca invierte tanto en el cambio ambiental y al mismo tiempo extrae cada vez más petróleo crudo? ¿Impedirá la fertilidad del suelo estadounidense el abandono a largo plazo de los combustibles fósiles? Estados Unidos todavía utiliza mucho petróleo: en 2006 consumía 20,6 millones de barriles por día, en comparación con los 20,3 millones actuales. Y la administración Biden está totalmente comprometida a mantener los precios del combustible lo más bajos posible, especialmente teniendo en mente las elecciones presidenciales de noviembre.

READ  Patel, la nueva frontera del juego

Pero no olvidemos que el petróleo es una poderosa herramienta de presión política en manos de Washington: cuanto más crudo tome Estados Unidos, más sanciones energéticas podrá imponer la Casa Blanca a países como Venezuela, Rusia o Irán. Además, el exceso de petróleo crudo estadounidense en los últimos años ha sido una pesadilla para los países de la OPEP, que durante mucho tiempo han recortado drásticamente su producción y respaldado el precio del petróleo crudo en los mercados mundiales, que se ha visto apuntalado por abundantes suministros estadounidenses.

Todo esto era impensable hasta hace unos diez años, cuando Estados Unidos volvió a convertirse en líder mundial en producción de petróleo, gracias a la explotación de los riquísimos yacimientos de la cuenca del Pérmico entre Texas y Nuevo México. Y ahora se ha añadido nuevo crudo del Golfo de México, concluye Bloomberg. Las mismas técnicas utilizadas para Casquita también se utilizarán para explotar depósitos submarinos que antes se consideraban inalcanzables, como los de las costas de Surinam, América Latina o Namibia en África. También existe el riesgo de que se repita un desastre como el de 2010.

Este texto está extraído del boletín Economica.

Internazionale publica una página de cartas cada semana. Queremos saber qué piensas sobre este artículo. Escríbanos: [email protected]