febrero 21, 2024

Onu Noticias

Encuentre las últimas noticias, fotos y videos de México. Lea los titulares de última hora de México en Onu Noticias

El ferrocarril mexicano se convierte en palabras y emociones: una lectura dramática del libro de Gian Marco Griffi sobre los árboles acuáticos de Asti

El ferrocarril mexicano se convierte en palabras y emociones: una lectura dramática del libro de Gian Marco Griffi sobre los árboles acuáticos de Asti

El jueves pasado tuve la suerte de participar en un evento verdaderamente maravilloso, por su compleja sencillez. Él concibió y arregló Gian Marco GriffiEscritor de los ferrocarriles de México, muchas veces te he hablado en estas páginas, y he tenido el inmenso placer de conocerte muchas veces con considerable satisfacción, porque Silvia Perrosino siempre participa conmigo y con Gian. Marco, con sus lecturas, su voz cálida y amable, siempre aporta una contribución indispensable a la velada del libro.

Pero esta vez no es una presentación como las demás, de hecho no es una presentación, sino una jugar a leer, Es decir, una hermosa lectura de la obra maestra de Griffey. Organizado como homenaje a la librería Alberi d'Acqua, que celebra actualmente su 25º aniversario. Así surgió la idea de Gian Marco, en un espacio muy estrecho y, pero con un público que lo llena por completo, muy atento y comprometido, él mismo en un personaje falso, con una camiseta escrita. Cesco Maketti Dos actrices más Silvia Perrosino y Paola Speratiy dos actores, Fiorenzo Fiori y Roberto CascoY la compleja existencia del abajo firmante, parte Subastadoro presentar la escena (como: Comando de la Guardia Nacional Republicana de Ferrocarriles de Asti, 8 de febrero de 1944, por así decirlo), pero fue una presencia extraordinariamente atractiva y atractiva, y gracias a Gian Marco por quererme en el equipo – y luego, ¿te gustaría darme la satisfacción de tener mi nombre en el cartel? – y me dio la oportunidad de vivir Introvertido Esta es una hermosa experiencia.

Pero la brillante idea de Griffey fue ofrecer yo vivo Un verdadero dolor: El dolor de muelas Apagado Cesco MakettiEl mimo atormenta a Griffey prácticamente todo el tiempo durante la lectura -como en el libro- pellizcando, tarareando, atormentándole de mil maneras… igual que la camiseta de Griffey, pero con la escritura, precisamente. dolor de muelas Él jugó paola speratiNo sólo buena, sino muy simpática, he visto en muchas ocasiones la actuación, con quien me comparé en su momento—por la ligereza de su carácter— arielel espíritu del viento Tormenta Apagado Shakespeare. Siempre hago mímica hasta que el mal desaparece, y luego ella, por su parte, recita un precioso monólogo de Gian Marco con esta maravillosa inspiración.: Hoy morí y el alma de Chesko sufrió una metamorfosis. Toda la noche grité frenéticamente con ganas de vivir, expresando ese grito tan lúgubre, feroz, atronador, silencioso y silencioso, como todo ser vivo emite en los instantes previos a la muerte… Bien hecho Pavla (bueno, yo estaba a un metro de distancia), fue elogiado con razón.

READ  La migración entre Estados Unidos y México es una ruta terrestre muy peligrosa

Pero si se trata de una pieza muy original que extrae una nueva perspectiva narrativa de la obra maestra de Griffey, todo lo demás es emocional. lectura escénicaDiálogos y contradiálogos, monólogos y destellos de teatro (para luchar Para ser guardado Lo intentaré hermano tildía Y esto dolor de muelas), se alternan ingeniosos diálogos entre Chesko y su superior, el ayudante principal, en el Cuerpo Nacional de Guardias Ferroviarias de Asti. Conversaciones divertidas y surrealistas, donde Fiorenzo Fiori y Roberto Casco (Cesco y el asistente principal respectivamente) intentan desenredar el mapa de los sueños. Ferrocarriles Mexicanos.

Y luego momentos de grandes monólogos. uno enorme Sylvia Perrosino, que trabajó duro en la producción de la velada, leyó con un acento veneciano muy bien construido y atractivo el monólogo de Anna, la ama de llaves – cuidadora de Tilday, la gran protagonista femenina de Ferrowie. Aquí tengo que contaros un breve episodio. Porque hasta cierto punto de las presentaciones del libro, Silvia leía el tema en perfecto italiano… y luego, un día del pasado otoño, presentamos el libro de maravilla. Palacio de Tréville de Casale Monferrato, y aquí empezó a leerlo con ese perfecto acento veneciano, sin dramatismo entre otras cosas, pero con un fluido populismo… Pero el caso es que no nos dijo nada ni a Griffey ni a mí. Quién nos dijo que a los dos nos miraban con un lindo signo de interrogación en la cara… y luego seguíamos la hermosa lectura con feliz atención. veneciano Por Silvia. Una lectura debidamente coronada por un caluroso aplauso.

Y luego emoción, y mucha. Primero con un monólogo brillantemente leído de Fiorenzo Fiori sobre enterrar a un pobre niño muerto y abandonado en el polvo de la calle en México. Esta es verdaderamente una obra maestra, donde Gian Marco escribe algo absolutamente inolvidable en una magnífica prosa poética, que vale la pena leer y releer. Por más amargos e increíblemente conmovedores que sean los escritos de Griffey, de repente me di cuenta la primera vez que leí Crying: Notas para un poema que quiero escribir Veintiocho de junio de diecinueve veintinueve Recogí el cuerpo de un niño muerto al borde del camino; me doy cuenta de que Su cuerpo era de la misma sustancia que su alma., tanto es así que sentí como si estuviera sosteniendo el aire. (…) Observo que a partir de ese momento no pensé en otra cosa que en regalarle a Feliciano un barco para el viaje al reino de los muertos. Quería que su cuerpo sintiera la misma emoción que siente cualquier hombre cuando alguien cuida de él. Noto que cavé hasta que me sangraron las manosY hice lo que pude Causado por la humanidad… (…) Noto que cavé una tumba para enterrar a todos los niños que vivieron en el mundo sin razón, y cada día es un día más de dolor; Cavé una tumba para enterrar todos los cuerpos hambrientos, ahogados, torturados, olvidados y humillados. Noto que ese día mis ojos se llenaron de lágrimas y las palabras salieron de mi boca como saliva.; Noto el olor a orina de tierra, a violetas y a polvo, a estiércol de burro y a matorrales quemados; Escuché el viento en los cerros, y lo imaginé la voz de Feliciano desmenuzada en mil cortos murmullos; Observo que enterré a mi hijo ese día.: Por esta razón, inscribí su nombre, Feliciano y mi apellido en la cruz que conmemora su lugar de sepultura. Permítanme mencionar que a mí también se me llenaron los ojos de lágrimas durante esta convincente lectura y no me avergüenzo de ello.

READ  Aise.it - ​​​​Agencia internacional de prensa extranjera

Pero la pasión continuó, mucha. Porque Silvia tuvo un final triste y muy doloroso con la muerte de Giustina. Niño y adúltero, a fascistas y nazis… luego concubina del comandante nazi Krause… secuestrada por partisanos y asesinada por ellos, por rabia, por sexo, por locura de guerra y por crueldad humana… Esta es una situación increíblemente Canción intensa para todo aquel que la escuche y lea. Cada vez que siento que estoy desperdiciando mi vida – Finalmente me admitió Silvia… Cada vez que lo escucho o leo me conmuevo sin peros ni peros… En una cueva te llevan, Dulce Custina con ojos terroríficos, Giustina como flores marchitas; Te llaman fascista, Custina. Una puta fascistaTe insultan y te patean, ellos Giustina, Giustina, ayúdanos a matar a tu hombre, ayúdanos a matarlo, te liberaremos, Giustina, con lágrimas. Giustina se encoge de hombros mientras arrastra los pies.Manchando el vestido de fiesta… Luego viene una conclusión dura y terrible, pero no puede haber otra conclusión… (Giustina) Piensa en el engendro del amor, siente una piedra en la espalda, siente la tierra apretada contra su piel, se pierde en el campo un día de lluvia, Se pierde en los brazos que se aprietan alrededor de su cuello.Perdido en una tormenta violenta, un temporal de extinción de incendios, a veces le gusta el olor a mar que el viento trae a las montañas, el olor a mar que acompaña a un ferrocarril o a una autopista. Para sentir por una vez una palabra de amor, Custina, Pero ahora que estaba muerta, Giustina, ya no sentía nada.. Mientras la lectura y la velada terminaban así, de esta manera triste y dolorosa, pensé en una pieza musical, como diría un querido amigo. Tu congelas mi corazón (Tears the Heart), adagio de la V Sinfonía de Gustav Mahler, que Lucchino Visconti Lo usó para su obra maestra. Muerte en Venecia…Te dejo el enlace: prueba a escucharlo y tal vez estés de acuerdo conmigo.. https://www.google.com/search?client=firefox-bd&q=adagietto+mahler#fpsstate=ive&vld=cid:4484aa6d,vid:Les39aIKbzE,st:0

Pero aún Déjame terminar con una promesa: Intentaré, y haré todo lo posible, convencer a Gian Marco para que proponga nuevamente esta lectura en otros lugares de este maravilloso Piamonte, para llevar a muchas personas una escena simple pero inolvidable de una maravillosa emoción… Lo prometo. Tú, lo intento, porque este Ferrocarriles de México de Gian Marco es un libro increíble, y esta lectura que encontró es un extracto maravilloso del mismo, que en mi opinión nos pertenece a cada uno de nosotros.

READ  CONMEBOL MUNDIAL Clasificaciones 2022 | México vs El Salvador, Análisis y Pronóstico - La Noticia Sportiva