Las ejecuciones por pena de muerte se redujeron en 2018 al nivel mínimo en la última década

11 abril, 2019

Foto: ONU El derecho a la vida se ha convertido en uno de los derechos fundamentales aceptado por muchos países.

El número de personas ejecutadas cayó un 31% en 2018, alcanzando su nivel global mínimo en diez años; sin embargo, las muertes debidas a la pena máxima se incrementaron en Bielorrusia, Estados Unidos, Japón, Singapur y Sudán del Sur, según el informe anual sobre el tema presentado este miércoles por Amnistía Internacional.

La publicación detalla que en 2017 se llevaron a cabo al menos 993 ejecuciones, mientras que en 2018 la cifra mundial fue de 690.

El país que registró la mayor baja del castigo capital fue Irán, donde esas muertes disminuyeron un 50% gracias a la reforma de sus leyes antinarcóticos. Iraq, Pakistán y Somalia mostraron también una reducción importante en el número de ejecutados.

Lee la nota completa aquí.

Minisitios

RECIBE LOS DESTACADOS EN TU CORREO

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES