Los civiles y el personal de ayuda humanitaria #NoSonUnObjetivo

19 agosto, 2018

Foto: Finland/Saara Mansikamaa En muchas ocasiones la asistencia humanitaria se vuelve vital y es la única esperanza de supervivencia que mantienen los afectados.

El 19 de agosto de 2003 un bombardeo en el Hotel Canal ubicado en Bagdad, Iraq marcó una pérdida significativa no sólo para las Naciones Unidas y la comunidad humanitaria, sino para el mundo en general.

Con la pérdida de 22 trabajadores humanitarios –incluido el Representante Especial para Iraq del Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas, Sergio Vieira de Mello– la necesidad de incrementar la protección durante las operaciones se volvió primordial. De ahí que cinco años más tarde surgiera el Día Mundial de la Asistencia Humanitaria.

El entonces Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, definió las funciones de esta labor desde 2009: “Ayudar a las personas vulnerables, marginadas y que no tienen voz, dondequiera que estén, es el cometido esencial de la comunidad humanitaria”.

La asistencia humanitaria constituyó un soporte fundamental tras la devastación generada en la Segunda Guerra Mundial y lo continúa siendo hasta la fecha. Aún hay quienes luchan por encontrar comida, agua y refugio, quienes se ven obligados a abandonar sus hogares y quienes son abusados y usados como armas de guerra.

En muchas ocasiones la ayuda se vuelve vital y es, además, la única esperanza de supervivencia que mantienen los afectados. Sin embargo, ésta llega a ser frenada por las mismas fuerzas beligerantes.

Desde el bombardeo en el Hotel Canal, en Iraq, 4, 076 trabajadores humanitarios han sido heridos, secuestrados o asesinados. En el 2017, 119 trabajadores humanitarios fueron asesinados, 64 heridos y 52 secuestrados durante el cumplimiento del deber.

Ayudar a los refugiados (ACNUR), a los niños (UNICEF), a los hambrientos (PMA/FAO) y a los enfermos (OMS) son los cometidos. Reconocer el sufrimiento de millones de civiles atrapados en un conflicto que les es ajeno y concientizar respecto al hecho de que las personas, incluidos los trabajadores humanitarios y sanitarios #NoSonUnObjetivo es la meta final.

En 2017 el Secretario General, António Guterres, señaló que “todos podemos ayudar a poner fin a la violencia y preservar los valores que compartimos y que tanto apreciamos”.

Este año se rendirá, desde la sede de la ONU en Nueva York, la primera petición viviente en la historia para confrontar a los líderes mundiales en la Asamblea General de las Naciones Unidas y pedir protección para los millones de personas cuyas vidas están en juego.

Conoce más y únete al movimiento: http://www.onunoticias.mx/evento/dia-mundial-de-la-asistencia-humanitaria/

 

Minisitios

Periodistas Asesinados

Categorías

RECIBE LOS DESTACADOS EN TU CORREO

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES