noviembre 30, 2022

Onu Noticias

Encuentre las últimas noticias, fotos y videos de México. Lea los titulares de última hora de México en Onu Noticias

“Vivimos hoy, vivimos vendiendo ropa” – Corriere.it

De Lorenzo Cremonese, enviar a Kramatorsk

El cuento de Helena, la productora de miel, entre los puestos: “Las colmenas las destruyeron los rusos” Mikhail: “Estábamos importando café, estamos a punto de cerrar”

Es una tradición que se remonta a los últimos años de la Unión Soviética: todos los domingos por la mañana en las aceras y en las zonas arboladas del mercado cubierto de Corso Parque Habitantes de los barrios populares de Kramatorsk Vienen a vender sus cosas. Además de los puestos habituales, cualquiera puede apilar ropa de segunda mano, zapatos del abuelo, bicicletas para niños o vajilla vieja. Pero recientemente, el mercadillo es un espejo de la crisis económica provocada por la invasión rusa el 24 de febrero, que empobreció a grandes sectores de la población ucraniana. “Solo se salvan los que todavía tienen a sus padres ancianos en casa y reciben pensiones del Estado, pero por lo demás el paro es normal y el fin de la renta fija también. Vivimos hoy”, dicen María, Alina y Margarita, respectivamente, de 69, 74 y 58, todos sin trabajo y sin pensiones y cuyos hijos han sido desplazados al extranjero desde los primeros días de la guerra.”Nunca pensamos que tendríamos que vender nuestra ropa y sábanas en casa para intentar alimentarnos”, dicen, mostrando fardos. de camisas, faldas y pantalones tirados en el césped frente a ellos. En sus cincuenta años, una silla plegable y sugiere un pequeño grifo herramientas de trabajo oxidadasincluidas las llaves pesadas utilizadas por los petroleros rusos en la Segunda Guerra Mundial.

colapso económico

“Todos hemos vuelto a niveles de vida similares a los que vivieron nuestros abuelos durante la invasión nazi. Esperamos que termine pronto, porque no podemos avanzar así”, grita Helena, de 54 años, que vende miel producida por las abejas de su negocio familiar. “En los últimos años nos ha ido bien. Para 2021, habíamos superado con creces las seis toneladas de miel, lo que nos garantiza excelentes ganancias. También vinieron a comprarla a Kyiv y Járkov. Pero nuestras celdas están ubicadas en zonas de combate, parte de las cuales están ocupadas por los rusos. Así que tuvimos que mover las abejas aquí alrededor de Kramatorsk y este año tendremos suerte si podemos producir media tonelada. Ni siquiera cubriremos los gastos”. Mikhail también relata el colapso económico de Cup Coffee Company, la empresa de Kramatorsk para la que trabajó durante tres años: “Nos especializamos en importar café, que tostábamos, y creamos nuevas mezclas que eran muy populares. En 2021, nuestra facturación superó el millón y medio de grivnas, pero en 2022 no llegará a las 22 000 grivnas. Un desastre… prohibición de importar… no podemos trabajar… nos deshacemos de las existencias… luego cerramos”. Historias que confirman las evaluaciones alarmantes de los principales organismos económicos internacionales y plantean preguntas inquietantes sobre la capacidad de recuperación de la sociedad ucraniana involucrada en un conflicto que amenaza con convertirse en gangrena a largo plazo.

READ  En Nueva Zelanda intentaron separar a No Vax con 'Macarena'
la línea de pobreza

El Banco Mundial estima que para finales de año, el 70 % de los 40 millones de ucranianos (incluidos 5 millones de refugiados en el extranjero y 7 millones de desplazados internos) podría estar cerca del umbral de la pobreza, es decir, vivir con menos de 5,5 dólares. Hoy, pero si la guerra continúa, el 60% estará muy por debajo de ese límite para 2025. En 2021, se estimó que solo el 18% de la población estaba en este nivel. Las Naciones Unidas proporcionan estimaciones muy similares. Y Bloomberg Economics ya pronostica hoy que el producto nacional bruto para 2022 será la mitad del de 2021. “Quedan los más pobres, los que no tienen recursos para viajar y tienen miedo de perder sus casas. “Los vemos todos los días y les damos la bienvenida a nuestras organizaciones benéficas locales”, dijo Alexander, un sacerdote ortodoxo de 38 años asociado con el Patriarcado de Kyiv que se separó del Patriarcado de Moscú. Lo encontramos en su pequeña parroquia suburbana, donde él mismo ha recolectado alimentos para distribuir: “Veo gente que lucha por sobrevivir. No han recibido ingresos desde marzo y los precios siguen subiendo”.

19 de junio de 2022 (cambio el 19 de junio de 2022 | 23:18)