junio 13, 2024

Onu Noticias

Encuentre las últimas noticias, fotos y videos de México. Lea los titulares de última hora de México en Onu Noticias

¿Te resfrías, tienes demencia? Revelando la conexión repentina

¿Te resfrías, tienes demencia?  Revelando la conexión repentina

Los investigadores han descubierto un vínculo entre las enfermedades frecuentes y el envejecimiento acelerado del cerebro, lo que aumenta el riesgo de demencia o deterioro cognitivo. El estudio publicado en Cerebro, comportamiento e inmunidad., utilizó ratones machos de edad avanzada y descubrió que las infecciones frecuentes y moderadas de una infección como la gripe o los resfriados estacionales provocaban un deterioro cognitivo y una interrupción de la conectividad neuronal. La investigación puede tener implicaciones importantes para la atención estándar en el manejo de infecciones entre los ancianos y las personas con riesgo de demencia y subraya la importancia de mantener una buena salud para prevenir infecciones.

Un estudio de la Universidad de Tulane reveló que las enfermedades frecuentes pueden acelerar el envejecimiento del cerebro y aumentar el riesgo de demencia o deterioro cognitivo. Los hallazgos resaltan la importancia de mantener una buena salud para prevenir infecciones, especialmente entre los ancianos y las personas con riesgo de demencia.

La enfermedad a menudo puede afectar la rapidez con que envejece el cerebro y aumentar el riesgo de desarrollar demencia u otras formas de deterioro cognitivo.

Estos son los resultados de un estudio de la Universidad de Tulane realizado en colaboración con la Universidad de West Virginia y los Institutos Nacionales de Seguridad y Salud Ocupacional y publicado en la revista Cerebro, comportamiento e inmunidad.. El estudio examinó ratones machos envejecidos y descubrió que las experiencias repetidas e intermitentes de inflamación moderada, como las causadas por la gripe o el resfriado estacional, causaron deterioro cognitivo e interrupción de la comunicación entre las neuronas en esos ratones.

“Estábamos interesados ​​​​en preguntar si las diferencias en la experiencia de infección podrían explicar, al menos en parte, las diferencias en las tasas de demencia que vemos en la población”, dijo Elizabeth Engler-Shirazi, PhD, neurocientífica del comportamiento en el condado de Tulane. Neurocirugía. “Los ratones que estábamos estudiando eran adultos que se acercaban a la mediana edad con riñones intactos, sin embargo, cuando estaban expuestos a la inflamación intermitente, recordaban menos y sus neuronas funcionaban mal”.

Elizabeth Engler Chiurazzi

Elizabeth Engler Chiurazzi, MD, profesora asistente de neurocirugía en la Facultad de Medicina de la Universidad de Tulane. Crédito: Universidad de Tulane

Este estudio es el primero de su tipo en modelar infecciones repetidas y esporádicas en ratones y examina las consecuencias a largo plazo para la función cerebral y la salud.

Los humanos a menudo experimentan infecciones e inflamación a tasas mucho más altas que las ratas de laboratorio. Pero dado que se observó deterioro en ratones después de solo cinco tratamientos inflamatorios intermitentes, el cambio cognitivo en humanos puede ser aún más poderoso.

“Nuestros ratones experimentaron inflamación intermitente similar a una enfermedad solo unas pocas veces, por lo que el hecho de que notáramos un deterioro fue sorprendente”, dijo Engler-Shirazi. “Los efectos fueron menores, pero es por eso que estos hallazgos me parecen significativos: en un ser humano, las deficiencias cognitivas de una cantidad similar de experiencias inflamatorias pueden no ser perceptibles en su vida diaria, pero pueden tener efectos acumulativos que afectan negativamente al cerebro que envejece”.

Los hallazgos pueden tener implicaciones importantes para el estándar de atención sobre cómo se manejan las infecciones entre los ancianos y las personas con riesgo de demencia. Puede ser más relevante a la luz[{” attribute=””>COVID-19 pandemic and ongoing research around the effects of long-COVID syndrome.

Going forward, Engler-Chiurazzi said more work needs to be done to understand why infections impact the brain and how to mitigate those effects. In addition, she hopes follow-up studies will investigate whether more vulnerable populations impacted by health disparities face a higher burden of neurological effects.

“The biggest takeaway from this research, in our opinion, is the importance of staying as healthy and infection-free as possible,” she said.

Reference: “Intermittent systemic exposure to lipopolysaccharide-induced inflammation disrupts hippocampal long-term potentiation and impairs cognition in aging male mice” by E.B. Engler-Chiurazzi, A.E. Russell, J.M. Povroznik, K.O. McDonald, K.N. Porter, D.S. Wang, J. Hammock, B.K. Billig, C.C. Felton, A. Yilmaz, B.G. Schreurs, J.P. O’Callaghan, K.J. Zwezdaryk and J.W. Simpkins, 19 December 2022, Brain, Behavior and Immunity.
DOI: 10.1016/j.bbi.2022.12.013

READ  Mamá que se sintió 'un poco entumecida' durante el embarazo siente que su hija es 'hija de otra persona'