enero 29, 2023

Onu Noticias

Encuentre las últimas noticias, fotos y videos de México. Lea los titulares de última hora de México en Onu Noticias

Más allá de la frontera, el miembro de la diáspora – RSI Swiss Radio and Television

Cincuenta centavos de dólar o diez pesos mexicanos. Es el último precio a pagar antes de llegar a la meta. Costo para cruzar Paso del Norte, el puente de Ciudad Juárez a El Paso. Por la mañana la fila de carros es larga y la gente va y viene caóticamente, pero la mayoría de los migrantes que han llegado hasta ahora ni intentan pasar, saben que no tienen lo necesario para ser acogidos. Naciones Unidas.

Javier llegó de Venezuela antes de Navidad, con la esperanza de derogar el Título 42 (el embargo a los inmigrantes que Trump quería para principios de 2020 por razones de salud pública). La joven de 24 años sostiene a su hijo de tres años y suplica a los automovilistas que esperan. Dice que lo perdió todo para llegar a la frontera, y después de cruzar ocho países ahora duerme en el camino, y “Señor Biden“Denle un recurso legal para trabajar en Estados Unidos.

El muro fronterizo entre Juárez y El Paso (RSI).

En 2022, 2,37 millones de migrantes de toda América del Sur llegaron a la frontera entre México y Estados Unidos, la mayoría ahora provenientes de Venezuela, así como del triángulo habitual de El Salvador, Honduras y Guatemala. 2,3 millones de personas viven en la tercera ciudad más grande de Estados Unidos.

(RSI)

Cerca de 20,000 migrantes están acampados en Ciudad Juárez, listos para iniciar el proceso de asilo o cruzar la frontera ilegalmente. Después de la visita de Joe Biden a El Paso a principios de enero, nos dijeron que “se ha hecho un poco de limpieza”. Las patrullas de la Patrulla Fronteriza y la Guardia Nacional solo se pueden ver a lo largo del Río Grande, que corre a lo largo de un largo muro oxidado.

READ  Así se vivirá el Gran Premio Moto GP de la Comunitat Valenciana 2023

Jeni tiene 20 años y es de Honduras. Nos lleva al refugio donde permanece durante tres días. De hecho, la casa está completamente reservada por un feligrés que ha estado viviendo en una carpa afuera durante tres días. El frío está temblando, pero sigue sonriéndonos. Fue su papá quien le dijo que escapara de la miseria de Honduras y probara suerte en el norte. “De vez en cuando viene la policía y comprueba si tenemos permiso.dice, Huiremos. Menos mal que no se llevaron nuestras cortinas.”. Está esperando que EE.UU. suavice las restricciones y dé la bienvenida a los trámites para que alguien del otro lado de la frontera pueda patrocinar su solicitud de visa.

Jeni es una inmigrante de Honduras

Jeni, Inmigrante de Honduras (RSI)

Casa del Migrante en Ciudad Juárez es uno de los albergues más grandes, alberga hasta 400 personas y es administrado por la diócesis. Hasta hace unos años, cuenta el padre Francisco Javier, la ciudad “tenía 3, 4 albergues, ahora solo 43”. ¿Razones? “La política de Trump, la elección de Maduro en Venezuela y el éxodo de venezolanos, luego el Título 42, cubanos, haitianos, mexicanos huyendo de la violencia de los cárteles… un río interminable.”.

Hogar de Migrantes

Hogar de Migrantes (RSI)

Hogar de Migrantes

Hogar de Migrantes (RSI)

Muchos de los huéspedes son familias y la estancia dura desde cuatro meses hasta un año y medio. Algunos niños van a la escuela mientras otros esperan. Y la tarde parece pasar lenta y perezosamente. La espera, la paciencia y el silencio parecen ser la condición existencial de todos, casi un tira y afloja entre un futuro esperanzador y un pasado que se quiere dejar atrás.

Alojamiento para inmigrantes

Albergue para Inmigrantes (RSI)

READ  abrieron mi bolso

Alojamiento para inmigrantes

Albergue para Inmigrantes (RSI)

Los que no encuentran sitio en los centros de acogida duermen donde pueden, y en el camino hacia los cruces, muchos jóvenes golpean los coches en los semáforos propuestos para limpiar los cristales. “Hemos estado aquí por un mes.Jonathan explica, Y necesitamos algo de dinero para comer”. ¿Alguna vez dudaste de que no puedes cruzar esa línea?, pregunto muchas veces, pero cada persona que conozco me habla del infierno desolador que dejaron atrás. “Vendimos todo para hacer “Viaje”, Un joven venezolano, explica Abrimar. ¿Y a qué volveremos? Ya no tenemos casa en Venezuela, no tenemos nada. Mejor espera aquí”. Es una combinación del coraje infatigable y la tenacidad de la diáspora; La terquedad de quien lo ha perdido todo y ya no tiene nada que perder.

Massimiliano Herber, corresponsal de RSI en EE.UU.