febrero 22, 2024

Onu Noticias

Encuentre las últimas noticias, fotos y videos de México. Lea los titulares de última hora de México en Onu Noticias

María Callas, 100 Años Divinísimos

María Callas, 100 Años Divinísimos

En este centenario, Milán vuelve a tener el privilegio de contarle al mundo a María Callas, rendirle homenaje y recordarla. Más que Nueva York, Atenas y París, Milán fue efectivamente la patria artística de la gran soprano, antes que toda Italia, que la acogió en un mosaico de teatros grandes y pequeños, desconocidos para ella. El mapeo de sus posiciones artísticas sólo puede partir de Verona, la arena donde comenzó María Callas, donde cantó muchas veces. Turandot, IdaVioletta, Leonora en Trovador E incluso, en una ocasión, Margherita Mefistófeles.

La historia es bien conocida: María Callas llega a Italia después de ver un barco. Turandot En Chicago por la quiebra del empresario. El jefe Nicola Rossi Lemeni también aconsejó a Giovanni Genatello, un anciano inquilino veronés, que contratara a la directora artística de la Arena, Maria Callas, para el torneo. gioconda Por Ponchielli. Era una apuesta, pero Genatello tenía menos cantantes y podía tocar con el joven estadounidense por menos dinero. Fue en el restaurante Bedavena de Verona donde cenaron Galas y Rossi Lemeni el 28 de junio de 1947, la misma noche en que llegaron a la ciudad. Con ellos, Giovanni Battista Meneghini, un empresario maduro, los recogerá al día siguiente. Un viaje a Venecia y su inmediato comienzo en la interpretación desempeñaron un papel importante en la vida de la joven soprano como afectuosa seguidora, consejera y directora.
Su debut el 2 de agosto de 1947 fue un gran éxito, compartiendo protagonismo con Rossi Lemeny y el tenor estadounidense Richard Tucker, su debut italiano.

Tucker, al igual que Rossi-Lemeni, mantendría una cálida relación con su compañero, con quien cantaría en Nueva York: para él ella sería María de Washington Heights, una chica tranquila y con una gran voz. Precisamente en los primeros tiempos esta gran voz favoreció la trayectoria artística de María Callas, apoyada por Tullio Serafín, director de los cinco programas veroneses de la Gioconda, y el omnipresente Meneghini.

READ  "Sister" vuela desde Copenhague con el turbo de bicicleta Pro Classic: el juego

La primera parada básica fue Venecia: en los años de la posguerra no se planificaban las temporadas con antelación y en Fenice se buscaba una soprano. Tristán e Isolta Wagner cantó en italiano. María Callas conoce la melodía, pero lee el resto de la parte a primera vista con Serafín y luego le confiesa la verdad al director, que ya está dispuesto a contratarlo. Se representó el 30 de diciembre de 1947 y las representaciones fueron bien recibidas. La primera temporada italiana de Maria Callas se basó en un repertorio de soprano lírico y dramático, que presentaría en importantes teatros y salas más pequeñas: regresó a Venecia en 1948. Turandot, en los meses siguientes en Udine, en dos representaciones romanas en las Termas de Caracalla, en la nueva temporada de verano del estadio, Antonino Votto y Luchino Visconti lo escucharon por primera vez en el escenario. Luego pasó a Génova, donde recientemente debutó en un solo acto. TristánJunto a Max Lorenz, el antiguo orgullo del Bayreuth.

Serafín ya reconoció su potencial y lo quiere en noviembre Norma Por Bellini en Florencia. Porque un presagio pero aún no una revelación Norma En aquella época, generalmente se consideraba que una obra relacionada con las voces que surgían era la misma que explicaban Ida o la Fuerza del Destino, Las otras dos óperas que Gallas ya había cantado en esos meses fueron Lirico en Turín y Politema Rossetti en Trieste, y dejó un recuerdo imborrable. Norma.

En enero de 1949, María Callas regresó a Venecia, donde volvió a cantar a Wagner: Ella era Brunilde. valquiria, y la esposa de Séraphine escucha su voz cálida con la cabaletta puritana. Se lo comunica a su marido, y el juicio convocado apresuradamente ya no será una serie de noticias, sino una leyenda: ante la insistencia de los Serafines, María Callas logra un intento inédito y peligroso, entonces como ahora: las últimas tres Valquirias. A días de distancia, que se repitió en Palermo a finales de mes, aquí hay tres representaciones en Venecia de Puritani de Bellini, que confirman la extraordinaria personalidad y el talento polifacético de la soprano musical, a quien Serafín llamó “de mala voz”. , mientras tanto sus honorarios crecían inexorablemente, gestionados por Meneghini, con quien se casó en 1949.

READ  Vacaciones en Nayarit, México

Pasó algún tiempo antes de que el fenómeno Callas adquiriera las proporciones que propiciarían un resurgimiento del repertorio bel cantista con los poderosos recursos de una voz de soprano dramática activa, capaz de cantar con la ligereza de una soprano colorida, luego encarnada en figura elegante. Una estrella de cine. Las señales ya estaban ahí en 1949, cuando Maria Callas grabó su primer álbum en el Auditorio Roy de Turín – escenas Tristán e Isolt, Norma Y puritanos – y producido en él Turandot y en Kundri Parsifal; Pero da voz a Herodías incluso en la frontera del barroco. San Juan Bautista Stratella en Perugia. Actualmente el nombre de Meneghini Callas circula entre los directores de arte, es una cantante controvertida y la patrulla de entusiastas es numerosa.

Roma, Nápoles y Florencia fueron las ciudades centrales consideradas en las etapas clave de la década de 1950 –algunas afortunadamente conservadas en registros– de una gran interpretación de Abigail en Nabucco en el Teatro di San Carlo de Nápoles, por la exuberante y brillante Fiorilla. Turco en la Italia de Rossini, la aventura de Ambiparnasso en el Eliseo de Roma, las escenas de Maccari y la dirección de Gavazzeni, presagiando y registrando el regreso de la ópera a Milán.

Mientras tanto, La Scala debutó, discretamente, en tres representaciones de Aida, antes de una aparición –de nuevo bajo la apariencia de una princesa etíope– en Brescia. Mientras tanto, aparece otro papel simbólico en el arte de María Callas, Tosca, ya conquistada en Grecia, ahora revivida en México y, en varias ocasiones, en Salsomaggiore, Pisa, Bolonia. María Callas ya tiene en su cabeza a Violetta, parte básica de la vocalización del ‘drama dinámico’ de recapitulación-reconstrucción de la ruta, nacido ya de un deseo creado en los años griegos con Elvira de Hidalgo, tal vez, preguntándole por la radio. en Nueva York lo que hizo “la más grande de nosotros”, la soprano Rosa Ponselle.

READ  En México, empresarios protestan por la semana laboral de 40 horas

En 1951, en el papel de Violetta, estuvo en Florencia, luego con actuaciones repartidas entre Cagliari y Bérgamo, Catania y la más aterradora Birmania, a las que asistieron la productora Amy Walter Legg y su esposa, la gran soprano Elisabeth Schwarzkopf. Los fanáticos en Brasil y Ciudad de México y qué frenético público será.

Un precursor de La Scala, que se inauguró por primera vez el 7 de diciembre de 1951. Vísperas sicilianasEs Maggio Fiorentino quien crea apasionantes oportunidades para poner a prueba sus múltiples voces: desde 1951, para ser precisos. Vísperas Por suerte se guardó en cinta. Orfeo y Eurídice Tanto Haydn en el Teatro della Pergola como Eric Kleiber en el escenario. En 1952, Serafín todavía dirigía una fosforescente reposición de Armida de Rossini, con escenografía de Ruggero Savinio; Finalmente, en 1953, Encuentro fatal con los medios, dirigida por Lucia de Lammermoor y Vittorio Gui, la primera desde México, una obra trágica y bruja, es la primera de una serie que la lleva de Roma a Milán con Leonardo. Bernstein y luego Dallas, Londres y Epidauro hasta las actuaciones de despedida con Thomas Schippers en La Scala. Los acontecimientos están bien contados en el volumen esencial Ensayos documentales de las mil y una calas, editado por Luca Aversano y Jacopo Pellegrini, ahora reimpreso por Quotlibet.

En 1953 María Callas florecía y Milán era su reino. La crisálida ya parecía radiante como una delicada y frágil mariposa, destinada a volar unas cuantas temporadas más inolvidables.