diciembre 1, 2022

Onu Noticias

Encuentre las últimas noticias, fotos y videos de México. Lea los titulares de última hora de México en Onu Noticias

La reacción de China a la guerra entre Rusia y Ucrania

“¿Invasión? Es un uso de palabras preconcebidas y una forma típica de hacer preguntas para los medios occidentales”. Mientras el mundo casi condena la acción militar de Rusia en Ucrania, China está frenando. Lo está haciendo en palabras del Ministerio de Relaciones Exteriores. La portavoz Hua Chunying, una de las principales defensoras de los “Halcones” del diplomático de Pekín, subrayó que China “sigue de cerca los últimos acontecimientos e insta a todas las partes a actuar con moderación y evitar que la situación se salga de control”. Al mismo tiempo, la embajada en Ucrania advirtió a sus ciudadanos que se quedaran en casa y izaran la bandera china en su automóvil “en aras de la seguridad”.

Hay quien ve un alineamiento real entre Pekín y Moscú, pero como siempre, hay que leer entre líneas cuando se trata de China. El gobierno de Xi Jinping parece estar irritado por varios planes de acción de Rusia. Sin embargo, el gobierno enfatizó que no ofrecería asistencia militar. “China no suministrará armas a una de las partes en conflicto en Ucrania”, dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores. Y agregó: “A diferencia de los Estados Unidos”. Un añadido importante, dado que la retórica del Partido Comunista se centra específicamente en culpar a Washington y la OTAN de la crisis. Entre otras cosas, se condenaron las sanciones internacionales que “alimentan” la crisis. Eso sí, sin meterse en los pliegues de las reivindicaciones territoriales rusas ni del reconocimiento de las repúblicas separatistas. Acontecimientos que, por el contrario, han puesto en dificultades a varios niveles Pekín ha tratado hasta ahora de mantener una posición neutral, como ha imitado, en un tema que, sin embargo, ahora corre el riesgo de socavar aún más sus relaciones con Occidente.

READ  Un millón de rusos están lejos de la guerra de Putin: el mundo

Putin ataca a Ucrania: declarando la guerra


Por otro lado, hace apenas unos días, el canciller Wang Yi declaró en la Conferencia de Seguridad de Munich que respeta la integridad territorial de cualquier país. “El principio de la inviolabilidad de las fronteras se aplica a todos los países que se unen a las Naciones Unidas, y Ucrania no es una excepción”, dijo Wang, expresando la esperanza de que Kiev “sea un puente que una Oriente y Occidente y no una línea que enfrente la competencia entre diferentes países”. potestades.” Luego advirtió: “Nadie está por encima del derecho internacional”. No es exactamente una luz verde para una invasión. Sin embargo, Wang exigió que se respeten las preocupaciones de Rusia, se respeten los acuerdos de Minsk y que la OTAN se “adapte” para salir de la mentalidad de “Guerra Fría”.

Ucrania, la ofensiva de las fuerzas rusas en Kharkiv


Los juicios de Wang se pesan con honda: por un lado, apoya la soberanía de Ucrania, como siempre lo ha hecho a lo largo de 30 años de relaciones, y por otro defiende las pretensiones chinas sobre Taiwán (que no forma parte de los Estados Unidos). naciones). Beijing nunca ha reconocido la anexión de Crimea, a pesar de explotar esa crisis para atraer a Moscú.

En este sentido, es interesante el espacio dado en CGTN, la emisora ​​estatal china, en una entrevista con Mykhailo Podolyak, asesor presidencial ucraniano. “China no juega con la historia como lo hace Rusia”, dijo Podolak. “Esto se debe a que la República Popular es un país realmente poderoso” y como tal no legitima sus acciones “históricamente insultantes” como lo hace el presidente ruso, Vladimir Putin. Una señal importante a entender es que además de los comunicados de prensa oficiales, hay algo más complicado. Pekín puede estar intentando calmar el ambiente y justificar de algún modo la acción militar de Rusia para salvar las apariencias tras el encuentro a bombo y platillo entre Xi y Putin el pasado 4 de febrero, con motivo de la inauguración de los Juegos Olímpicos de Invierno en Pekín.

Ucrania, un misil de crucero explota en el aeropuerto de Ivano-Frankivsk cerca de la frontera con Rumanía


Los intereses de Moscú y Pekín coinciden sobre todo en un punto: la retórica antiamericana. Respecto al expediente ucraniano, los medios chinos nunca han criticado a Kiev: los “malos” son siempre Washington y la OTAN. Para China y Rusia, inflar la profundidad de la relación es una palanca de negociación hacia Estados Unidos o sus vecinos. Bajo el caparazón formal, también hay algo que sigue dividiendo a los dos socios que (todavía) no están alineados. El complejo de inferioridad de la era de Mao se ha convertido en un claro sentido de superioridad: Beijing se siente como su hermano mayor y no tiene intención de compartir el timón. Por el contrario, observa con ansiedad los movimientos imprudentes de un compañero al que percibe como funcional en el plano retórico pero a veces incómodo en el práctico. Ahora, sin embargo, la invasión rusa corre el riesgo de exponer los límites de la política exterior de Xi.

Putin declara la guerra a Ucrania. El bombardeo de Kiev, Odessa y Kharkiv: la historia de Francesca Manucci