junio 13, 2024

Onu Noticias

Encuentre las últimas noticias, fotos y videos de México. Lea los titulares de última hora de México en Onu Noticias

Francisco, peregrino de la esperanza. Viaje del Papa a Mongolia con vistas a Moscú y Pekín

Francisco, peregrino de la esperanza.  Viaje del Papa a Mongolia con vistas a Moscú y Pekín

El viaje a Mongolia marca una etapa nueva y distintiva en el papado de Francisco. La mirada se dirige a la pequeña pero vibrante comunidad católica del país asiático, que cuenta con algo más de mil personas y que recientemente saltó a los titulares con el nombramiento del cardenal Giorgio Marengo, prefecto apostólico de la capital, Ulán Bator. Portavoz oficial de la Oficina de Prensa del Vaticano Matteo Bruniy estresado Centralidad de la comunidad católica local Reiterando que el Santo Padre “irá a Mongolia sobre todo para hablar con ellos y animarlos” y que “hablará de la contribución que los católicos pueden dar a la sociedad”. Una contribución que también puede relacionarse con uno de los temas más delicados de la vida cotidiana. Ulán Bator, contaminación. De hecho, la capital de Mongolia es conocida como una de las ciudades más contaminadas del mundo, y es objeto de constantes advertencias por parte de la comunidad científica debido a la cantidad de smog que se inhala, especialmente en los meses más fríos.

Francesco, que siempre ha estado muy interesado en el medio ambiente. Como se desprende de la publicación de la encíclica Laudato Si, también pudo centrarse en este tema en los distintos encuentros. Uno de los rasgos más destacados del pontificado de Francisco es el diálogo interreligioso, que será el tema central del encuentro del domingo 3 de septiembre. En el que también participará el párroco de la Iglesia Ortodoxa Rusa en Ulán Bator. Sin embargo, además del valor pastoral natural y esencial del viaje apostólico, también es evidente el simbolismo geopolítico de la visita del Papa Francisco.

READ  Elecciones europeas, von der Leyen lanza de nuevo la carrera: "La guerra no pertenece al pasado. En defensa no hay retorno a la inocencia"

Mongolia, situada en el corazón de la estepa, se encuentra entre los dos gigantes del continente, China y Rusia.Constituye un interés creciente para Estados Unidos, que busca en el país asiático un aspecto comercial y estratégico en el continente. A principios de agosto, el primer ministro mongol, Luvsanmesrin Uyun-Erdi, visitó Washington, donde también se reunió con la vicepresidenta estadounidense, Kamala Harris. Particularmente sobre la mesa está el interés de Estados Unidos en las tierras raras, que son ricas en Mongolia y sujetas a un virtual monopolio por parte de China, lo que genera preocupaciones en Estados Unidos y Europa. El Gobierno mongol ha dejado claro que no está interesado en entrar en una competencia peligrosa con Pekín y ha advertido de la necesidad de superar cualquier escenario de Guerra Fría.

En todo caso, La Casa Blanca y el Departamento de Estado han expresado interés en profundizar las relaciones con Ulán BatorTambién reconoce el indudable atractivo de la inversión occidental en un país que parece un socio natural pero también obligado tanto para Moscú como para Beijing. De hecho, en el tablero asiático, Mongolia se encuentra en una posición tan básica como incómoda. Ulan Bator, bisagra entre las dos superpotencias y también corredor potencialmente obligatorio de recursos intercambiados entre los dos “aliados sin fronteras”, quiere mantener las sólidas relaciones construidas con sus socios del norte y del sur. Sin embargo, Mongolia también quiere intentar liberarse del cerco natural que puede llegar a ser asfixiante, especialmente sin acceso al mar para evitar la dependencia de sus vecinos.

La llegada del Papa Francisco podría adquirir así un carácter profundamente simbólico tanto para el país como para el Vaticano.. Por un lado, por el ascenso de Mongolia como país que busca ser cada vez más protagonista en el panorama continental. Por otro lado, la centralidad geográfica de Mongolia puede ser un reflejo del deseo del Papa de dialogar tanto con Rusia como con China. En este sentido, muchos observadores confirman que están a la espera del telegrama que Francisco enviará a Xi Jinping como líder de uno de los países por los que vuela el avión de la Santa Sede para llegar al destino del vuelo apostólico. Una costumbre que en esta ocasión tiene un significado más estratégico. Jorge Mario Bergoglio nunca ha negado su deseo de visitar en el futuro la República Popular China.

READ  “Si Trump no fuera candidato, no sé si me presentaría a la reelección” - Corriere.it

El secretario de Estado del Vaticano, cardenal Pietro Parolin, señaló que “todo el mundo sabe el interés que el Papa Francisco tiene por China”.. En respuesta a una pregunta específica sobre un posible viaje del Papa Francisco a la República Popular, Parolin confirmó el sueño del Papa de ir al país “para visitar a la comunidad católica y alentarla en el camino de la fe y de la unidad, y encontrarse con los autoridades.” políticas con las que la Santa Sede mantiene desde hace tiempo un diálogo, confiada en que, a pesar de las dificultades y obstáculos del camino, se pueden alcanzar frutos de bien por este camino de diálogo y de encuentro, más que de choque ideológico. todos.”

Entre estos frutos, que la diplomacia vaticana también intenta cosechar a través del diálogo con China, está la paz en Ucrania.. La próxima etapa de la misión de paz del cardenal de la Conferencia Episcopal Italiana Matteo Zupidebería tener razón Beijing. Quizás también por esta razón, el acercamiento de Francisco a las fronteras del Imperio Central podría servir como una señal diplomática que no debe subestimarse hacia Xi y su gobierno. En el “Ataque de paz“El viaje apostólico iniciado por el Papa por Ucrania nunca puede ser un paso secundario.