junio 25, 2024

Onu Noticias

Encuentre las últimas noticias, fotos y videos de México. Lea los titulares de última hora de México en Onu Noticias

“El Chamaco”, los años rugientes de México

“El Chamaco”, los años rugientes de México
José Miguel Covarrubias, 1926, fotografía de Edward Weston, National Portrait Gallery, Londres

En el vibrante panorama artístico del México posrevolucionario, la figura de José Miguel Covarrubias Duclat (Ciudad de México, 1904-1957) destaca junto a los héroes e íntimos del mural. Caricaturista e ilustrador en los locos años veinte, Covarrubias más tarde aprendió por sí mismo antropología y arqueología, contribuyendo significativamente al avance de estos campos en su país.
Nacido en una familia burguesa culta en la Ciudad de México, Miguel dejó la escuela a los catorce años para dedicarse de forma independiente a la pintura; Comenzó a frecuentar las tertulias de artistas e intelectuales, y se destacó por sus dotes como caricaturista, ganándose el cariñoso sobrenombre de El Chamaco, “El Niño”. Publicó sus primeros trabajos en una revista estudiantil y en 1923 Adolfo “Fito” Best Maugard lo contrató como ilustrador en la producción de El método de depujo, con prólogo del poeta oficial José Juan Tablada. Ese mismo verano, animado por Tablada, Miguel se mudó a Nueva York, donde a pesar de su limitado conocimiento del idioma inglés, no tuvo problemas para adaptarse al bullicio local.
Conoció al fotógrafo Carl Van Wechen, quien lo introdujo en las reuniones del floreciente fenómeno de la cultura popular afroamericana conocido como el Renacimiento de Harlem. Covarrubias se sintió atraído por esto, se sumergió en largas sesiones de dibujo en clubes nocturnos tocando blues y jazz, y confraternizó con escritores y músicos negros. Conoció a Frank Crowninshield, director de la revista “Vanity Fair” desde enero de 1924, donde realizó caricaturas e ilustraciones. Fue el comienzo de una exitosa carrera que se extendió a los gráficos publicitarios, el vestuario y la escenografía.
En octubre de 1925 publicó El príncipe de Gales y otros estadounidenses famosos: una reseña caricaturesca de celebridades en el entretenimiento, los deportes y la política. Realizadas con un estilo deco rápido y elegante, las caricaturas representan la capacidad de capturar el carácter del sujeto con ironía pero sin crueldad. En 1927 se publicó Negro Drawings, una colección de dibujos que celebraban la vitalidad de los afroamericanos, mientras que en 1928 se remonta el inicio de la colaboración con Cory Ford, que en los años 30 desembocó en la serie de comedia Impossible Interviews, que apareció en Vanity. .- Por ejemplo, Stalin y la diseñadora Elsa Schiaparelli.
Covarrubias estaba “ganando toneladas de dinero”, comentó Orozco con envidia. En efecto, si en 1924 El Chamaco vendió los primeros cuadros creados para “Vanity Fair” por 5 dólares cada uno, en 1928 uno de sus cuadros costó 300, es decir, más que el original de Picasso.
Conoce y se enamora de una bailarina estadounidense, Rosa Rolanda, también conocida como Rosamonde Cowan Roulas. En 1927 la acompañó a Cuba, París y el norte de África. Diego Rivera y Frida Kahlo, Orson Welles y Dolores Del Rio, Edward Weston y Tina Modotti estuvieron entre los muchos amigos que la pareja frecuentaba durante su estancia en México. Exóticos cosmopolitas, Miguel y Rosa se casaron en 1930 y partieron hacia Bali. Es una experiencia provechosa para ambos: Miguel estudia el idioma y la cultura del lugar, mientras Rosa toma fotografías y aprende tradiciones culinarias. Antes de regresar a América, hacen escala en París, donde Andre Kid insta a Miguel a escribir sobre su aventura en las Indias Orientales. De hecho, Bali marca un importante punto de inflexión en la carrera de Covarrubia. Para Miguel, este es el impulso para seguir produciendo obras de pintura y, sobre todo, repensar el arte como expresión colectiva de un organismo social. Se dedicó durante más de un año a escribir La isla de Bali, un tratado antropológico sobre la naturaleza popularizado por Rosa y sus obras y fotografías de artistas balineses. Este libro fue publicado en 1937 y fue bien recibido por las masas.
En 1937 recibió el encargo de crear unas obras murales para ser expuestas en la Exposición Internacional Golden Gate celebrada entre 1939 y 1940 en San Francisco. Miguel propone seis grandes dibujos que detallan los atractivos de varias partes del Océano Pacífico, ejecutados sobre tableros de masonita con Duco Locker diluido en un solvente a base de nitrocelulosa: una técnica experimental para obtener un revestimiento brillante, resistente e impermeable. Más tarde intentaría crear dibujos murales en varias ocasiones; Por ejemplo, para el atrio del Hotel del Prado (destruido por un terremoto en 1985), el Museo Nacional de Artes e Industrias Populares y el bar del Hotel Ritz de la Ciudad de México.
Durante la década de 1930, inspirado por el ejemplo de Rivera, afinó su interés por las civilizaciones precolombinas; A menudo regresaba a la Necrópolis de Tlatilco y exploraba la zona del Istmo de Tehuantepec. La arqueología se convierte en una ocupación radical, vinculada a la reimaginación ideológica del pasado nacional indígena prescrita por la autoridad federal. De estas premisas surgió un volumen dedicado al México antiguo (México Sur: Istmo de Tehuantepec, 1946) y un ambicioso tratado sobre los pueblos nativos americanos basado en la hipótesis de contactos duraderos en tiempos arcaicos entre las civilizaciones de los continentes del Pacífico (Eagle, Jaguar y serpiente, Arte indio de América, 1954).
En 1940, Alfred Barr lo invitó a ayudar a René d’Hornancourt a organizar una exposición que se inauguró en el MoMA de Nueva York ese mismo año sobre Veinte siglos de arte mexicano, esta exposición cuenta la historia de dos mil años a través de miles de objetos. Patio del museo con grandes estatuas precoloniales y un mercado folclórico. Covarrubias está a cargo del departamento de arte moderno, pero al mismo tiempo dibuja para Vogue, recopila material para su próximo libro, recuerda el vuelo transatlántico de Lee Ya-sing, asiste al primer Congreso Indígena Interamericano y trabaja en ilustraciones para The Descubrimiento. y el éxito de México y ayudó a John Steinbeck a hacer una película.
En todos sus emprendimientos Miguel es un entusiasta, indiferente a los plazos y enfocado en la calidad de los resultados; Asume nuevas tareas casi de forma bulímica, pero nunca evalúa racionalmente la carga de trabajo, lo que le hace ignorar repetidamente los entregables y no responder a los recordatorios de los clientes. Además, tiende a ignorar actividades más lucrativas en favor de actividades que considera más motivadoras en este momento.
En la década de 1940, su interés por la antropología y la arqueología le llevó a trabajar como ilustrador y pintor, que se convirtió en su principal fuente de ingresos. Matthew Stirling, jefe del equipo de excavación en Cerro de las Mesas, un sitio olmeca, dice de él: “Covarrubias sería recordado como uno de los mejores expertos en arqueología y etnología mexicanas, si no fuera por su fama como caricaturista, pintor y escritor”. Gracias a su intuición para el análisis estético de la forma, Miguel logró hacer un importante aporte al conocimiento de la civilización olmeca. Colaboró ​​con el Instituto Nacional de Antropología e Historia, participó en la restauración del Museo Nacional de Antropología y la creación de las exposiciones Máscaras mexicanas (1944) y El arte indígena de Norteamérica (1945).Desde 1943 estuvo en la Escuela Imparte cursos de arte e historia precolombina en la Nacional de Antropología, unos años más tarde Participa en los primeros cursos de formación especializada en museos y gestión museística.
En 1950, Carlos Chávez, director del Instituto Nacional de Bellas Artes, nombró a Covarrubias director de la recién formada Escuela de Danza, basándose en el supuesto de que la danza era una parte sustancial de la identidad cultural mexicana. Durante sus dos años de gestión, Miguel tuvo a su cargo estructurar la enseñanza y promover la representación de treinta y cuatro ballets, algunos de los cuales diseñó vestuario y escenografía. La experiencia y el apoyo de Rosa fueron fundamentales en este esfuerzo.
Por otro lado, es en la Escuela de Danza donde Miguel conoce a la joven bailarina mexicana Rocío Sagaon. En 1954 Covarrubias decidió separarse de Rosa y mudarse con Rocío; Se desarrolla una tensión que tiene consecuencias fatales para la salud de Miguel.

READ  Descarbonización, Enerbrain: Energía Digital en Estados Unidos, México, China y Europa