abril 17, 2024

Onu Noticias

Encuentre las últimas noticias, fotos y videos de México. Lea los titulares de última hora de México en Onu Noticias

Contribución suiza a la lucha contra las desapariciones forzadas en México

Contribución suiza a la lucha contra las desapariciones forzadas en México

Flores, en primer plano, sale todos los días con un pico y una pala con la esperanza de encontrar a sus dos hijos desaparecidos. Descripción: Helen James / SWI swissinfo.ch

Muchos han desaparecido en la guerra contra las drogas de México. Con más de 52.000 cadáveres no identificados, Suiza se ha ofrecido a organizar un curso de ciencia forense para las autoridades mexicanas responsables de resolver los casos.

Este contenido fue publicado el 03 de diciembre de 2023 – 10:00


Con camisa larga, jeans y un sombrero rosa para protegerse la cara del sol, Ceci Patricia Flores agarra una varilla de metal y se planta lo más profundo posible en el suelo. Luego lo separa y acerca el extremo sucio a sus fosas nasales. Cualquier olor a carne podrida te indicará que debes empezar a cavar.

Flores pasa así sus días en la árida región de Sonora, en el noroeste de México. Es una mujer de cincuenta años y madre de seis hijos que ha estado buscando cadáveres. desaparecido Y desaparecido En una región plagada de crimen organizado.

Entre las víctimas se encontraban sus dos hijos: Alejandro, de 21 años, “desaparecido” el 30 de octubre de 2015 mientras viajaba de Sonora al vecino estado de Sinaloa. Marco Antonio, de 32 años, fue secuestrado por una banda narco en Bahía de Gino, Sonora, el 4 de mayo de 2019, y luego fue liberado junto con su hermano pequeño, Jesús Adrián.

“Desde entonces soy un hombre muerto que camina”, dice Flores, quien fundó el colectivo Madres Puscatores de Sonora en 2019. Todos los días, se une a otras madres y familiares de desaparecidos con una historia. como la de ella. Si hubieran tomado cartas en el asunto, “hasta el momento las autoridades no han conseguido nada”, afirma Flores.

A medida que su arduo y no remunerado trabajo se expandía a otras partes del país, México tuvo que enfrentar una dura realidad: la base de datos nacional de desaparecidos contenía más de 110.000 nombres, con más de 52.000 cadáveres no identificados. DispersoEnlace externo Entre fosas comunes y morgues estatales. Los funcionarios mexicanos lo han llamado una “crisis forense” y han recurrido a otros países, incluida Suiza, en busca de ayuda.

Incompetente

Para este trabajo, el Ministerio Federal de Asuntos Exteriores recurrió a la Facultad de Ciencias Forenses de la Universidad de Lausana. En 2022, en colaboración con el Centro de Medicina Forense de la Universidad Romana (CURML), la escuela organizó un curso de ciencias forenses para las autoridades mexicanas involucradas en la búsqueda de personas desaparecidas e investigaciones relacionadas.

Hasta el momento, el curso básico, al que asisten 100 fiscales, policías, antropólogos, patólogos forenses y patólogos forenses, se realiza de forma remota y se centra en el seguimiento de la escena del crimen, el análisis forense y la identificación de restos humanos.

“Las estructuras y la complejidad de los casos varían tanto que sería ridículo pensar que podemos comprender y resolver los problemas que enfrentan. [le autorità messicane]Pero nuestro objetivo es otro”, explica Christophe Chambot, director de la escuela de Lausana. “Queremos ofrecerles una metodología que puedan aplicar a sus situaciones específicas”.

Las situaciones de miedo pueden definirse bien. La mayoría de las desapariciones en México han ocurrido desde mediados de la década de 2000, cuando las autoridades mexicanas comenzaron su guerra contra las drogas en un esfuerzo por erradicar los cárteles locales. Cada año, miles de personas desaparecen en el aire a manos de bandas criminales o fuerzas gubernamentales.

La mayoría de los casos en las Naciones Unidas siguen sin resolverse DefinirEnlace externo Un caso de “impunidad casi total”. Hasta 2021, sólo 36 personas han sido arrestadas en relación con las desapariciones, según la Comisión Local de Búsqueda.

Entre los muchos desafíos que enfrentan las autoridades mexicanas se encuentra la falta de recursos distribuidos uniformemente en todo el país. La experiencia y la financiación para investigaciones y litigios parecen concentrarse en el nivel federal, dice Ana Srovin Coralli, profesora asistente en el Instituto de Graduados de Ginebra.

“A nivel local existen grandes lagunas en cuanto a ubicaciones, laboratorios y personal”, explica el estudiante de doctorado. El escribioEnlace externo Un informe detallado desaparecido Y esto desaparecido Mexicanos para el Instituto Suizo de Investigación por la Paz. Algunas de las comisiones locales de búsqueda establecidas por ley en cada estado para buscar personas desaparecidas no cuentan con personal ni expertos forenses suficientes.

Impactos máximos

Aunque los funcionarios mexicanos dicen que quieren llenar estos vacíos, Coralli explica que “no existe un enfoque sistemático e integrado para mejorar la situación en el país” y las distintas instituciones no cooperan mucho entre sí. “Creo que una buena formación realmente puede marcar la diferencia, llegar a personas que normalmente no tienen la oportunidad de profundizar sus conocimientos”.

Si bien las instituciones suizas no juegan ningún papel en la selección de los participantes en estos cursos impartidos por las autoridades mexicanas, Champot explica que los participantes provienen de diferentes estados y niveles federales y son ampliamente inclusivos. Gama de roles. Esta variedad debería ayudar a “aumentar el impacto de la formación destacando la importancia de la colaboración”.

Según Coralli, para ser verdaderamente eficaz, la formación debe ser de largo plazo y realizarse sobre el terreno para “abordar plenamente las complejidades de la situación”.

Una desaparición masiva que llegó a los titulares internacionales ocurrió en 2014 cuando desaparecieron 43 estudiantes de Ayodhya. Las familias y los activistas de derechos humanos siguen exigiendo una investigación completa. Keystone / José Mendes

Chambot es consciente de las limitaciones del curso, que se ha realizado parcialmente online debido a la pandemia de Covid-19. Según él, su equipo trabajó estrechamente con las autoridades mexicanas para garantizar que los materiales utilizados cumplieran con sus requisitos. Al curso básico le sigue un curso avanzado, que se limita a un grupo pequeño, en el que el profesorado proporciona comentarios individuales.

“El siguiente paso son lecciones cara a cara, codo con codo, de regreso al sitio”, dice, “y tal vez una visita de colegas mexicanos. [in Svizzera]”.

Las familias están inconsolables

Otro factor importante en la decisión de impartir el programa de forma remota es la seguridad. Exhumar cadáveres, recoger muestras, interrogar e interrogar a delincuentes son actividades extremadamente peligrosas. Flores dice que no es inusual que los familiares de las víctimas y los funcionarios públicos se conviertan en objetivos y desaparezcan en el aire, recibiendo repetidas amenazas de muerte. Por este motivo, los participantes en los cursos suizos disfrutan de un completo anonimato.

“No sabemos quién es quién porque creemos que es la única manera de garantizar su seguridad”, explica Chambot.

Para aquellos que siguen cursos avanzados, también existe la posibilidad de utilizar una cámara multiespectral que puede detectar tumbas secretas: “Queremos ofrecerles soluciones que les permitan hacer las cosas rápidamente”, afirma Sambot, “porque permanecen en el lugar durante un tiempo”. mucho tiempo Recopilan información. […] Se expresan.”

El miedo a represalias ciertamente disuade a las autoridades de realizar investigaciones en profundidad, pero Flores insiste en que no están dispuestas a proceder, lo reitera Coralli, quien sostiene que se necesitan investigaciones y análisis. El éxito y la voluntad de continuar deben extenderse a todos los niveles organizacionales.

Madres Buscadoras de Sonora ha sacado a la luz 2.000 cadáveres enterrados en cementerios secretos. Aún así, la decisión no sirvió de consuelo para las familias: “Los desenterramos y las autoridades los volvieron a enterrar sin molestarse en darles una señal”, dice Flores.

“Es necesario conseguir análisis de ADN sin errores en muy poco tiempo para agentes que sean conscientes de las necesidades humanas y puedan realizar su trabajo en el ámbito forense”.

Una sensación de certeza

Neganas Moghaddam, antropólogo forense del CURML de Lausana y autor del curso, explica que no es fácil detectar la mezcla de restos.

“En el caso de fosas comunes, lo primero que hay que hacer es entender la situación: cuántas personas hay allí, cuáles de los restos encontrados son humanos y de qué órganos se pueden tomar muestras. [da analizzare] “, explica.

Establecimiento del llamado mecanismo inusual de identificación forense. México (MEIF), en 2019, generó esperanzas de que parte de ese arduo trabajo daría sus frutos. De hecho, el objetivo es identificar más de 52.000 cadáveres recuperados hasta agosto de 2021. Sin embargo, el mecanismo ha tenido dificultades para ponerse en marcha, particularmente debido a la fuerte rotación de empleados, dice Coralli.

Sistema Nacional de Búsqueda de México

En 2018 entró en vigor en México la Ley General sobre Desapariciones, que establece una definición de “desapariciones forzadas” (desapariciones en las que el Estado está más o menos directamente involucrado) y desapariciones de personas, además de establecer una búsqueda a nivel nacional. sistema. Entre otras cosas, el sistema incluye una comisión de búsqueda nacional, una comisión de búsqueda local en cada uno de los 32 estados del país y una nueva fiscalía federal especializada en desapariciones forzadas y una oficina similar a nivel estatal.

La nueva ley condujo a la creación de un nuevo registro de personas desaparecidas, aunque incluía todas las categorías de desapariciones, incluidas las expulsiones voluntarias o las desapariciones a raíz de hechos no relacionados con una actividad delictiva. Por tanto, se desconoce el número de desapariciones forzadas.

Fuente: Ana Srovin Coralli, Coordinación entre la búsqueda de personas desaparecidas y las investigaciones criminalesEnlace externo.

Fin de la inserción

Para las familias, este es otro ejemplo más de que las autoridades no abordan la cuestión de las personas desaparecidas. Sambot, sin embargo, afirma haberse reunido entre agentes y agentes. [che partecipano al corso] Promover prácticas de “voluntad y compromiso” y encontrar, identificar y procesar a los responsables: “En última instancia, son las personas y su capacidad de coordinación entre sí lo que resuelve el problema”.

Flores y otras familias no piden nada más que trabajar estrechamente con las autoridades para traer a sus hijos e hijas a casa, vivos o muertos.

“La fe es lo último que muere”, dice la mujer. “Queremos un México que no sea una fosa común gigante donde nuestros hijos e hijas puedan vivir seguros”.

Editado por Virginie Mankin.

Traducción: Camilla Pieretti

Conforme a los estándares JTI

Conforme a los estándares JTI

Otras novedades: SWI swissinfo.ch ha sido certificado por la iniciativa Journalism Trust

READ  Clasificatorias Mundiales CONCACAF 2022 | Honduras vs México, Análisis y Pronóstico - La Notizia Sportiva