diciembre 4, 2021

Onu Noticias

Encuentre las últimas noticias, fotos y videos de México. Lea los titulares de última hora de México en Onu Noticias

‘Consumir $ 5 mil millones menos en Navidad’

Las instituciones europeas siguen hablando de una subida temporal de precios. Pero el fenómeno que persiste desde hace varios meses tendrá consecuencias para el consumo de fin de año, que tradicionalmente culmina en las compras navideñas: según estimaciones Confcommercio La caída podría superar los 5 mil millones. NS inflación Los Ministros de Finanzas europeos hablaron ayer en la reunión del Eurogrupo. El Comisario de Asuntos Económicos Gentiloni también indicó un marco de tiempo, a mediados del próximo año, durante el cual terminará la nueva ola. Mientras que el economista jefe Philip Lane, en nombre del Banco Central Europeo, advirtió que el ajuste monetario en este punto sería “contraproducente”, ya que no reduciría la presión inflacionaria, pero castigaría la recuperación económica. Pero más allá de estas garantías, el tema se está tomando en serio a nivel institucional. Observe también lo que está sucediendo al otro lado del océano: el presidente del St. Louis Bank, James Bullard, dijo que el banco central de Estados Unidos podría actuar antes de lo esperado, con dos subidas de tipos durante el próximo año.

mudándose
Incluso el ministro de Economía francés, Bruno Le Maire, juzgó lo que está sucediendo como “temporal”, marcando la diferencia: el aumento general de los precios está destinado a volver, pero hay un componente “estructural” de los aumentos, que está relacionado con la energía fósil en esta etapa compleja de la transición a un nuevo paradigma. Este último es objeto de iniciativas a nivel europeo que también se esperan.
En cualquier caso, sería difícil, si no imposible, evitar el efecto sobre el consumo a corto plazo. En Italia, Confcommercio ya lo ha cuantificado, asumiendo dos escenarios diferentes: en el primero, que espera un aumento promedio del 3 por ciento en el índice de precios basado en tendencias para el último trimestre del año, la caída del consumo será de 2.700 millones. . Es de suponer que esta tendencia es probable: en octubre, el crecimiento anual fue del 2,9 por ciento (3,1 para el índice armonizado europeo). Pero en la premisa, aunque la oficina de investigación de la asociación lo considera “poco realista”, la subida de precios se elevaría a 4 por viento, luego la caída sería de 5.300 millones.

¿Cómo llega a esta estimación? Confcommercio afirma que alrededor del 70 por ciento del efecto se basa en la pérdida de poder adquisitivo directo de los consumidores, quienes, debido a los precios más altos, podrán comprar menos. Pero también hay un efecto más indirecto, asociado a la contracción de la riqueza financiera mantenida en forma líquida y, por tanto, no protegida de la dinámica de la inflación. Todo en un contexto en el que existen algunos gastos incompresibles, como los relacionados con el transporte o la calefacción, que ya se ven afectados por aumentos en los precios internacionales del gas: por lo tanto, los márgenes de movimiento de los consumidores se verán aún más limitados.

Resultados
Por supuesto, si la tendencia continúa significativamente en 2022, las consecuencias se verán, a través del consumo, en el crecimiento del próximo año, que, después de la muy fuerte recuperación proyectada para 2021, aún se espera que supere el 4%. Junto al riesgo de un resurgimiento de la epidemia, que de hecho, especialmente fuera de Italia, ya se manifiesta con intensidad, y que está relacionado con las materias primas y los precios, es el principal riesgo negativo señalado en todas las previsiones macroeconómicas de instituciones y estudios de centros privados. En su rápido relevamiento de la evolución de la producción industrial, el Centro de Estudios Confindustria ya ha señalado que la ralentización del tercer trimestre del año es atribuible a una serie de factores como la escasez de material (y en algunos casos también de mano de obra) y un aumento de la costos, en particular los vinculados a las exportaciones.

En este escenario, el papel de los bancos centrales es muy sensible, ya que gestionan una salida gradual de programas inusuales de compra de valores y tienen apalancamiento en sus manos para posibles aumentos de tipos de interés. Aumenta que, si no se calibra correctamente, corre el riesgo de asestar un duro golpe a la segunda mitad.