Más de 420,000 refugiados de Burundi necesitan ayuda urgente, alerta ONU

29 septiembre, 2017

Foto: ACNUR Refugiados burundeses en Ruanda

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) llamó este viernes a aumentar el apoyo para los más de 420,000 refugiados de Burundi que han huido de la violencia en su país desde abril del 2015, mientras que la escasez crónica de fondos dificulta seriamente los esfuerzos humanitarios en los países vecinos.

“Más de 420.000 refugiados burundeses todavía necesitan desesperadamente ayuda humanitaria y apoyo en Uganda, República Democrática del Congo (RDC), Tanzania y Ruanda”, dijo el portavoz del ACNUR, Andrej Mahecic, en una conferencia de prensa en Ginebra.

“El número de refugiados burundeses sigue siendo alto y es vital proporcionar recursos suficientes para mantener las actividades humanitarias esenciales”, precisó.

Hasta la fecha, el llamado humanitario de 429 millones de dólares para la ayuda humanitaria a los refugiados burundeses en los países vecinos sólo ha alcanzado un financiamiento del 12%.

A raíz de la falta de financiación, estas personas viven en campamentos sobrepoblados y tienen un acceso muy limitado al agua, comida, servicios de salud y de educación, detalló la agencia. Asimismo, las capacidades de recepción y de protección por parte de los países que los acogen no se pueden extender más.

“Los refugiados siguen viviendo en campamentos superpoblados y saturados, frente a la inseguridad, refugios de emergencia degradados, escasez de agua y alimentos limpios y donde los servicios sociales y de salud así que la educación están obsoletas”, dijo el portavoz del ACNUR.

“A pesar de los esfuerzos de los gobiernos que los acogen, de ACNUR y de sus asociados, la protección y asistencia a los refugiados de Burundi no ha alcanzado todavía un nivel aceptable”, lamentó.

La inmensa mayoría de los refugiados todavía no planea regresar a Burundi, donde la violencia no se ha parado desde que el Presidente burundés Pierre Nkurunziza anunció postularse para un tercer mandato a principios de abril de 2015 y ordenó una represión implacable en contra del movimiento de protesta que el anuncio suscitó en una parte significativa de la población.

ACNUR declaró que aún no se cumplen las condiciones para la repatriación a gran escala.

“Los refugiados burundeses todavía necesitan protección internacional y las encuestas informales tienden a indicar que la inmensa mayoría de ellos todavía no planean regresar”, dijo Mahecic.

La agencia de la ONU también ha hecho un llamamiento a todos los gobiernos para que dejen sus fronteras abiertas a los solicitantes de asilo en Burundi y para asegurar que no haya repatriaciones forzadas.

Con 246,000  en su territorio, Tanzania es el hogar del mayor número de refugiados burundeses. Unos 88,000 refugiados están en Ruanda;  40,000 en la República Democrática del Congo;  37,000 en Uganda y 7,000 en Kenya.

Por su parte, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU decidió este viernes prolongar un año más el mandato de la Comisión de Investigación sobre Burundi y enviar lo antes posible a un equipo de tres expertos con el fin de investigar violaciones de derechos humanos en el país.

Minisitios

Periodistas Asesinados

Categorías

RECIBE LOS DESTACADOS EN TU CORREO

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES