Reconocer la perspectiva de género en las operaciones de paz de la ONU

9 noviembre, 2018

Giancarlo Summa, Director del Centro de Información de las Naciones Unidas para México, participó en el seminario nacional “Seguridad, justicia y procesos de paz para todas las mujeres” sobre sobre la resolución 1325 de la ONU

Giancarlo Summa, Director del Centro de Información de las Naciones Unidas para México, dio una conferencia en el marco del seminario nacional “Seguridad, justicia y procesos de paz para todas las mujeres” sobre sobre la resolución 1325 de la ONU y la recomendación 30 de la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (CEDAW).

El seminario, a invitación de la Red de Seguridad, Justicia y Paz para las Mujeres se llevó a cabo en el Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República.

En su presentación sobre los “Esfuerzos del Secretario General de las Naciones Unidas para la instrumentación de la resolución 1325 (2000) en el Sistema de la ONU”, el Sr. Summa destacó los grandes retos y desafíos para la aplicación de esta resolución, instrumental para conseguir la igualdad de género en todos los elementos de la construcción de la paz.

Mujeres experimentan los conflictos de manera diferente

La resolución, firmada en 2000, busca introducir y reconocer la perspectiva de género en todos los aspectos de las operaciones de paz de la ONU, a la raíz de la consciencia de que mujeres y los hombres experimentan los conflictos de manera diferente y, por tanto, entienden la paz de maneras diferentes.

El Sr. Summa recordó que el Secretario General de las Naciones Unidas de aquella época, Kofi Annan – quien nos quitó este año –  pidió aumentar la participación de las mujeres en la toma de decisiones en los niveles de resolución de conflicto y el proceso de paz, designar a más mujeres como Representantes Especiales y ampliar su papel en las operaciones de mantenimiento de la paz, especialmente entre los observadores militares, policía, derechos humanos y el personal humanitario.

Una brecha entre palabras y actos

Sin embargo, “la participación de las mujeres en los procesos formales de paz sigue siendo extremadamente limitada”, como lo subrayó el Secretario General, António Gutteres, ante el Consejo de Seguridad, el pasado 25 de octubre.

Para el Jefe de la ONU, “hay una brecha significativa entre lo que decimos en esta cámara y lo que hacemos afuera”.

En los últimos casi 30 años, las mujeres solo han constituido el 2% de los mediadores, el 8% de los negociadores, y el 5% de los testigos y signatarios de todos los procesos de paz, recordó el Sr. Summa.

Cuando las mujeres están en la negociación, la paz dura más tiempo

Sin embargo, subrayó el Secretario General, cuando están presentes en la negociación, la posibilidad de que el acuerdo dure más de quince años aumenta en un 35%.

“A 18 años de su firma, podemos observar logros y avances, pero también retos y desafíos, de lucha contra la miopía institucional de género en el ámbito de la construcción internacional de la paz”, dijo el Sr. Summa

“La ONU es la primera en reconocer y analizar estos retos, pero también en reafirmar su resolución para conseguir la igualdad de género en todos los elementos de la construcción de la paz”, concluyó.

La resolución 1325 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas fue aprobada por unanimidad el 31 de octubre de 2000, abogando por la adopción de una perspectiva que incluye las necesidades especiales de las mujeres y las niñas durante la repatriación y reasentamiento, la rehabilitación, la reintegración y la reconstrucción post-conflicto.

Es una resolución histórica porque es el primer documento formal y legal del Consejo de Seguridad que exige a las partes en conflicto que respeten los derechos de las mujeres y apoyen su participación en las negociaciones de paz y en la reconstrucción post-conflicto.

Minisitios

Periodistas Asesinados

Categorías

RECIBE LOS DESTACADOS EN TU CORREO

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES