Pese a ser los pulmones del planeta, los océanos son la última prioridad de los gobernantes

4 octubre, 2018

Foto: ONU Día Mundial de los Océanos/Gaby Barathieu Vista aérea del océano Índico sobre Mayotte, la isla francesa al este de Mozambique.

La contaminación, el aumento de la pesca excesiva, la acidificación, el calor sin precedentes, el ruido subacuático, el adelgazamiento del hielo marino en el Ártico y el Antártico han puesto a nuestros mares y océanos en un riesgo sin precedentes. António Guterres alerta de que el mundo se enfrenta a una emergencia y pide que la comunidad internacional les otorgue prioridad.

Los océanos desempeñan una función esencial en la vida cotidiana, ya que son los pulmones del planeta y los mayores productores de oxígeno. Ayudan a regular el clima mundial y constituyen la fuente principal del agua que sustenta toda la vida en el planeta, desde los arrecifes de coral hasta las montañas cubiertas de nieve, pasando por las pluviselvas tropicales y los ríos caudalosos, e incluso los desiertos.

Además, los océanos actúan como un importante sumidero de dióxido de carbono, lo que reduce considerablemente los niveles de gases de efecto invernadero en la atmósfera y esto beneficia a toda la humanidad.

A pesar de los esfuerzos de la comunidad internacional por proteger y preservar el medio marino y sus recursos marinos vivos, la salud de los océanos sigue viéndose afectada por grandes presiones que actúan de forma simultánea como:

  • la contaminación, incluida la basura marina, en especial los plásticos,
  • la degradación física,
  • el aumento de la pesca excesiva,
  • las especies exóticas invasoras,
  • el ruido subacuático,
  • los efectos del cambio climático,
  • la acidificación de los océanos.

 

Con información del Centro de Información de la ONU.

Minisitios

Periodistas Asesinados

Categorías

RECIBE LOS DESTACADOS EN TU CORREO

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES