“Los derechos de las mujeres son derechos humanos”: Magalys Arocha, Vicepresidenta del Comité para la eliminación de la discriminación contra la mujer

12 diciembre, 2018

Magalys Arocha, Vicepresidenta del Comité para la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW), realizó una visita a México para comunicar sobre las Observaciones finales emitidas el pasado mes julio por el Comité al Estado mexicano a partir de la examinación de su 9º informe ante este mecanismo.  También se encontró con autoridades, organizaciones de la sociedad civil, defensoras de derechos humanos, periodistas y mujeres indígenas.

En entrevista con el CINU México, la Sra. Arocha evocó los avances y pendientes en el ámbito de los derechos de las mujeres. Describió un panorama que puede ser alentador” en América Latina, pero que “marcha lento”. 

 

 CINU México: El año próximo la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer cumple 40 años. ¿Cuál es el trabajo que se ha realizado a lo largo de estas cuatro décadas?

Magalys Arocha: “A lo largo de 40 años de la Convención y después que han pasado cuatro conferencias mundiales sobre la mujer, cuando uno analiza, ciertamente creo que ha habido avances. No se pueden desconocer. Avances, sobre todo, en visibilización, en la importancia de los derechos de las mujeres como derechos humanos. Estamos a 25 años de la conferencia de Viena que dejó expresamente que los derechos de las mujeres son derechos humanos.

En el año del 70 aniversario de la Carta de las Naciones Unidas sobre los derechos humanos, cuando se analiza el impacto, yo creo que sí, que la posición de las mujeres en todas las sociedades, se “empodera”. (…) Tenemos mujeres que acceden más a la escuela, que se mantienen más en las escuelas, mujeres y niñas que llegan más a las universidades, que tienen un buen rendimiento escolar…

Hay mujeres en muchos lugares del mundo que van ascendiendo más en el empleo y se van internando cada vez más también en ámbitos no tradicionales del empleo, mujeres que acceden más a los cargos públicos. A los parlamentos quizás un poquito menos, pero también en los gobiernos, en los poderes ejecutivos de los gobiernos. 

Es decir, yo creo que hay un panorama que puede ser alentador así que creo que estamos en una buena ruta, pero se marcha lento. La marcha no es suficientemente rápida y existen muchos obstáculos todavía, sobretodo en temas de estereotipos.

La sociedad sigue todavía, incluso en los países más avazados, encargando a las mujeres de todo el cuidado de menores, de los ancianos, de personas con discapacidad. 

Hay muchos países en el mundo en los que todavía esos avances están también permeados por prácticas perjudiciales que afectan a las mujeres, los matrimonios infantiles, embarazos precoces, falta de atención y reconocimiento a los servicios, a los derechos de salud sexual y reproductiva, creo que quedan todavía muchos obstáculos en muchos ámbitos.

 

CINU México: ¿Cuáles son las recomendaciones que la CEDAW ha enviado a México?

El Comité consideró que era muy importante señalar, en el caso de México, su preocupación sobre el tema del contexto del país.  Y hace una referencia expresa al clima de violencia existente, de inseguridad, de impunidad, muchas veces vinculado con el crimen organizado, que tiene una repercusión en las mujeres.

Y el hecho también de que se observa una tendencia, que no es solo de México, que empieza a verse en algunos otros países latinoamericanos y en otros países del mundo, a ciertas referencias a lo que le llaman ideología de género. Es decir, las personas contrarias, grupos, personas de manera aislada, a veces vinculado a la religión y a veces no, a veces a otros sectores más conservadores, que no quieren reconocer la igualdad entre los géneros, que tienen ciertos prejuicios con los temas que amplían los derechos para ciertos grupos de la sociedad, sobre todo la comunidad LGBTI, etcétera.

Si no se resuelven estos problemas de cómo incrementar los niveles de seguridad para las mujeres, cómo hacemos para contrarrestar cualquier acción que vaya contra el género. Que vaya contra los derechos de las mujeres tiene que tener un balance de personas a favor también que puedan de alguna manera controlar cualquier fuerza emergente que quiera ir contra esos derechos. Entonces, esto para México lo señalamos como una cuestión importante.

El Comité le está recomendando al país de manera expresa el tema de las defensoras de derechos humanos y periodistas, tiene dos párrafos concretos de preocupación y recomendación. El tema del acoso político, de la prensa, de la violencia que se ejerce contra ellas. (…) Es verdad que más hombres sufren violencia que las mujeres, pero las mujeres sufren formas particulares de violencia que llegan al abuso sexual, al acoso, al uso de su vida privada, para precisamente amenazarlas, amedrentarlas, sacarlas del juego político o sacarlas de una lucha en las cuales mantienen un gran activismo.

Las mujeres indígenas sufren de manera particular cualquiera de estas formas de violencia y no se tienen en cuenta. Por una carretera, una hidroeléctrica, un nuevo poblado, cualquier cosa de estas que de pronto le hace cambiar su vida, cambiar  su lugar de procedencia, su forma de vivir, su forma de interactuar con la naturaleza.

(…) En definitiva yo creo que hay toda una gama de mujeres que están ligadas a todos los derechos en general. De salud, de educación, de empleo, de la participación política, de todos los ámbitos. De estas minorías que no tienen todo el apoyo, el reconocimiento, la integración a la sociedad, y que tienen un gran espacio para el debate. Yo diría que, de los comités de las Naciones Unidas, el comité CEDAW, históricamente, es el que mayor vínculo tiene con las organizaciones no gubernamentales.

Minisitios

ENCUESTA

RECIBE LOS DESTACADOS EN TU CORREO

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES