La rápida urbanización de África puede convertirse en el motor de su industrialización, según informe de la ONU

20 octubre, 2017

Foto: Banco Mundial / John Hogg Una fábrica textil en Lesotho (archivos)

En 2035, la mitad de la población africana será urbana, en comparación con solo un tercio en 1990. Esta rápida urbanización conlleva muchos desafíos en términos de infraestructura y servicios, pero también puede ser un vehículo para el desarrollo industrial del continente, siempre que esté mejor planificado. Eso es lo que destaca el nuevo Informe económico sobre África, titulado “Industrialización y urbanización para la transformación de África”, lanzado hoy por la Comisión Económica de la ONU para África (CEPA) en Kigali, Rwanda.

El Informe formula recomendaciones concretas sobre cómo un marco de políticas africano adecuado puede aprovechar la rápida transición urbana del continente.

“La urbanización africana no ha sido acompañada por una mejor productividad agrícola o desarrollo industrial, como ha sucedido en otros lugares”, dijo Giovanie Biha, Secretario Ejecutivo Adjunto de la CEPA, durante el lanzamiento del informe.

Por el contrario, la urbanización “ha fomentado el desarrollo del sector de los servicios, especialmente los informales. Para erradicar la pobreza, los países africanos deben implementar políticas industriales que generen empleos calificados y aumentos de productividad necesarios para esta transformación estructural de sus economías”, agregó.

Observando que en 2035 la mitad de la población del continente será urbana, en comparación con solo un tercio en 1990, el informe también es una oportunidad para discutir los desafíos de la industrialización y la transformación estructural en el continente africano.

En la mayoría de los 14 países cubiertos por la Oficina Subregional, la participación del sector manufacturero se ha estancado o disminuido en la última década, mientras que el sector de servicios ha crecido rápidamente.

A pesar de un proceso de transformación estructural débil, las perspectivas de crecimiento a largo plazo siguen siendo prometedoras en África Oriental.

Según el informe de la CEPA, se espera que la tasa de crecimiento del PIB de 2017 se mantenga en el nivel de 2016 del 5,6%, por debajo del desempeño excepcional de los últimos cinco años. La tasa de crecimiento anual promedio de Etiopía es del 9,5% y la tasa de crecimiento de Rwanda es del 7,2% entre 2012 y 2016, manteniéndose muy por encima del promedio africano del 3,1% en 2017.

Andrew Mold, Director interino de la Oficina Subregional de la CEPA, explicó que la región se está acelerando gracias a las inversiones masivas en el sector de infraestructura y al dinamismo de ciertos sectores como el turismo. Sin embargo, estas inversiones pesan sobre los saldos presupuestarios y persisten muchas limitaciones estructurales, como el débil crédito al sector privado o la volatilidad del tipo de cambio.

Minisitios

Periodistas Asesinados

Categorías

RECIBE LOS DESTACADOS EN TU CORREO

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES