La mitad de los adolescentes sufren violencia en la escuela

6 septiembre, 2018

UNICEF / Adriana Zehbrauskas. En Villanueva, Honduras, Darwin, de 16 años, se sienta en la clase que compartía con su amigo Henry. Henry se suicidó en septiembre de 2016. Según la profesora, los dos amigos habían sido acosados.

La mitad de los adolescentes de entre 13 y 15 años de todo el mundo, unos 150 millones, dice haber sufrido algún tipo de violencia de sus compañeros de la escuela, mientras que uno de cada tres ha sufrido de acoso escolar. Los datos los ofrece un nuevo informe de UNICEF titulado Violencia en las escuelas: una lección diaria, que pone de manifiesto que la violencia entre menores es algo generalizado en países de todo el mundo.

De igual forma, 17 millones de adolescentes admiten haber acosado a un compañero. Los adolescentes LGTBI, los pertenecientes a minorías étnicas y los que tienen alguna discapacidad corren más riesgo de ser víctimas de esta práctica. Sin embargo, el acoso no solo ocurre en el colegio, sino también en internet. “En un mundo digital, los acosadores pueden diseminar violencia, palabras e imágenes hirientes y humillantes tan solo con apretar un botón”, resalta el informe. A menudo, las víctimas de agresiones en internet también son acosadas en persona.

Las repercusiones de este tipo de violencia son tangibles; de hecho, las víctimas de ciberacoso son más propensos a consumir alcohol o drogas y a saltarse clases. También suelen sacar peores notas, tener baja autoestima y problemas de salud. Además, en las situaciones extremas, el ciberacoso puede llevar al suicidio.

 

Acoso impacta el aprendizaje

“A corto plazo, esto perjudica su aprendizaje; a largo plazo, puede acarrear depresión y ansiedad y puede llevar al suicidio. La violencia es una lección difícil de olvidar que ningún niño tiene que aprender”, afirmó la Directora Ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore.

UNICEF y sus socios hacen un llamamiento para acabar con la violencia en las escuelas:

  • Implementar políticas y leyes que protejan a los estudiantes de este problema.
  • Reforzar las medidas de prevención y respuesta en las escuelas.
  • Instar a las comunidades y a las personas a que se sumen a los estudiantes para denunciar la violencia y trabajen para cambiar las costumbres en las aulas y en las comunidades.
  • Recopilar datos desglosados de mayor calidad acerca de la violencia contra los niños dentro y fuera de las escuelas y compartir aquello que funcione.

 

Lee más aquí.

Con información del Centro de Información de las Naciones Unidas.

Minisitios

Periodistas Asesinados

Categorías

RECIBE LOS DESTACADOS EN TU CORREO

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES