Indígenas son actores clave para definir desarrollo nacional. Entrevista a Victoria Tauli-Corpuz

19 octubre, 2018

Foto: CINU México / Antonio Nieto La Relatora Especial de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas, Victoria Tauli–Corpuz, en la presentación de su informe de visita a México.

La Relatora Especial de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas, Victoria Tauli–Corpuz, presentó esta semana su informe final de visita a México.

En entrevista con el CINU, Tauli–Corpuz presenta sus hallazgos acerca la situación actual de las personas indígenas y la recomendaciones al gobierno mexicano. 

 

CINU Mexico: ¿Cuáles son sus mensajes y recomendaciones más importantes para el siguiente gobierno de México?

Victoria Tauli-Corpuz:  Una tiene relación con la reforma legislativa: debe haber una reforma constitucional que realmente reconozca a las personas indígenas como sujetos de la ley. Y deben hacerse modificaciones a algunas de las leyes, como la ley de reforma agraria, que ha resultado ser algo muy problemático para las personas indígenas. Ellas son vistas como las beneficiarias de la reforma, pero en realidad son personas que poseen derechos inherentes a sus tierras y recursos. Entonces, la ley no encaja con sus propias especificidades culturales, por lo que creo que esto debe ser rectificado.

También se hicieron recomendaciones sobre cómo los derechos a sus tierras y recursos deben ser protegidos de una mejor manera. Con base en mis propios hallazgos sobre desplazamientos, acaparamiento de tierras, contaminación o destrucción ambiental y otros temas, recomiendo que deben instaurarse procesos para subsanar injusticias pasadas. En términos de privación de territorios, en términos de toma de recursos naturales sin consentimiento informado por parte de las personas indígenas y, por supuesto, en términos de fortalecer las leyes que protegen sus derechos a la tierra y a los recursos naturales.

También tengo recomendaciones para manejar los problemas de acceso a la justicia, impunidad y criminalización de personas indígenas. He visto que esto ha aumentado tremendamente y que están involucradas autoridades del estado como la policía y la milicia, y hay perpetradores adicionales como los paramilitares y los sindicatos. Y tiene que haber una forma de desmantelar los grupos paramilitares que causan esta impunidad, y también de asegurar que la justicia no sea usada en contra de las personas indígenas. He abordado también el tema de protección de los derechos de las personas indígenas a la vida, a la seguridad, lo que significa que las medidas de protección que existen deben ser mejoradas para asegurar esta protección.

Tengo recomendaciones respecto a mega proyectos y proyectos de desarrollo. Esto incluye la necesidad de consultar a las personas indígenas sobre si estos proyectos son aceptables para ellos y, si no lo son, de aplicar los cambios necesarios. Y, por supuesto, su consentimiento es necesario para que se realicen estos proyectos, y ese consentimiento debe ser libre, previo e informado. Por lo que he visto, las personas indígenas son consultadas después de que el proyecto ha sido desarrollado, entonces no es previo. No es libre, porque la gente es acosada, son puestos en contra de ellos mismos. La impunidad es usada en su contra, entonces no es libre. Y claro, tampoco es informado: no reciben la información que necesitan para tomar la mejor decisión. Creo que es un área que debe ser considerada por el nuevo gobierno también: cómo aseguran que la consulta y el libre consentimiento realmente ocurran de la forma que marcan los estándares internacionales.

Por supuesto, también reviso el problema de violencia contra las mujeres, los feminicidios que han ido aumentando, la falta de atención médica reproductiva. En mi reporte hay un fuerte llamado a realmente lidiar con el tema de los feminicidios, a realmente terminar la criminalización de las parteras, por ejemplo, permitiéndoles tener un papel en la protección del patrimonio reproductivo de las mujeres indígenas. Estos son algunos de los temas que trato en mi reporte, y la razón por la que estoy aquí es para presentar el reporte a las personas indígenas, al nuevo gobierno, a la sociedad, con la esperanza de que mis recomendaciones sean implementadas por este nuevo gobierno.

 

Usted hace un llamado por un gran cambio en los patrones de desarrollo, ¿podría Usted explicar en qué consiste este cambio?

Creo que el pasado gobierno se ha dedicado en gran parte a implementar un acercamiento neoliberal al desarrollo, lo que significa neoliberalizar las leyes que protegen los derechos humanos; privatizar; aflojar las leyes existentes que protegen a las personas; y dar muchos privilegios a los inversionistas, al sector de negocios. Creo que el cambio que necesita es poner los derechos humanos al centro del desarrollo, para asegurar que todos aquellos que están en los márgenes, los que son discriminados y que son altamente vulnerables, sean tomados en cuenta.

El mantra del desarrollo sostenible es no dejar a nadie atrás, y no hay duda de que las personas indígenas han sido siempre dejadas atrás. Creo que el nuevo modelo tiene que asegurar que los pueblos indígenas sean consultados cuando algún proyecto es introducido a sus comunidades, que sus derechos para gobernar, controlar y manejar sus territorios y recursos sean protegidos también, lo que significa que tendrán que participar en las decisiones sobre qué tipo de proyectos serán traídos a sus comunidades.

También deben tener el derecho a desarrollar sus propias prioridades respecto a lo que creen apropiado y sensibles con su cultura y sus tradiciones, sus valores como pueblos. Y ahí es donde comienzan los conflictos, porque la mayoría de los gobiernos solo piensa en el desarrollo a gran escala, en prácticas de manufactura, producción nacional y ganancias económicas. Pero no piensan en otras consecuencias, en el impacto social, el impacto ambiental, en el impacto en los derechos humanos. Y si no actúan diligentemente al analizar estos impactos, entonces optarán por un desarrollo que va a destruir muchas comunidades indígenas.

Creo que este es el cambio que se necesita: que las personas indígenas sean actores clave en definir lo que significa el desarrollo nacional, en contribuir a él y en reconocer las contribuciones que las personas indígenas han hecho en el pasado: en términos de mantener ecosistemas en un buen estado, de proteger la biodiversidad más preciada en sus territorios, y de beneficiarse del uso de estos recursos. Esos son algunos de los cambios necesarios. Claro, el otro cambio debe ser en términos de gobierno: debe permitirse a las personas indígenas gobernarse a sí mismas, en términos de desarrollo económico, social y cultural. Y los gobiernos indígenas existentes que he visto hasta ahora son efectivos, en implementar mejor seguridad y mayor bienestar. Y deben ser apoyados: en finanzas, en leyes y políticas, en términos de apoyo técnico. Creo que este es uno de los retos que el nuevo gobierno debe tomar, pues contribuirá al desarrollo nacional, así como a la paz en el país y al detrimento de la violencia.

 

¿Tiene un mensaje para los mexicanos?

Mi mensaje a los mexicanos en general es que sean muy activos, que se comprometan activamente en la participación política con este nuevo gobierno. Y que se aseguren de que el nuevo gobierno cumpla con sus responsabilidades bajo las leyes internacionales de derechos humanos. Han ratificado esto en convenciones internacionales sobre derechos humanos, y realmente es un reto que se implementen estas obligaciones, cumplir con ellas. Mi llamado a la gente de México es a hacer al gobierno responsable en el cumplimiento de sus obligaciones, hacerlo más transparente para acabar con temas de corrupción, y asegurar que el gobierno traiga para ellos más paz y seguridad. Creo que esto es lo que los mexicanos quieren, y es necesario que estén activamente comprometidos en todos los niveles, desde el municipal, hasta el estatal y el federal. Y que también usen el sistema internacional de derechos humanos para quejarse y hacerse escuchar, de esta forma habrá más presión en el gobierno, ese es mi mensaje para las personas de México.

Garantizar los derechos de las personas indígenas -una gran parte de la población, presente en la mayoría de los territorios del país – es esencial para hacer de este un mejor país. Me gustaría ver que, después de este gobierno, sean capaces de realmente lidiar con la protección y la satisfacción de los derechos de las personas indígenas.

 

Entrevista realizada por Benjamin Fernandez, CINU Mexico.

 

Minisitios

Periodistas Asesinados

Categorías

RECIBE LOS DESTACADOS EN TU CORREO

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES