Falta de fondos obliga Programa Mundial de Alimentos recortar asistencia a refugiados en Kenya

2 octubre, 2017

Foto: OCHA Refugios temporales en el campo de Dadaab, en Kenya

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) recortará un 30% las raciones de comida que reparte a los 420.000 refugiados que viven en campos en el norte de Kenya por falta de fondos.

“Estamos experimentando un recorte de recursos que nos ha obligado a reducir la cantidad de comida que damos a los refugiados solo seis meses después de haber reanudado las raciones completas”, dijo la representante del programa en el país, Annalisa Conte.

“El PMA necesita con urgencia 28,5 millones de dólares para poder cubrir adecuadamente las necesidades de comida de los refugiados en los próximos seis meses”, declaró.

“Un recorte abrupto de la entrega de comida podría ser devastador para los refugiados, la mayoría de los cuales dependen completamente del PMA para sus comidas diarias”, añadió Conte.

El PMA presta asistencia alimentaria a los refugiados en Kenya como una combinación de alimentos (cereales, legumbres, aceite vegetal y harina enriquecida con nutrientes) y transferencias de efectivo a través de teléfonos móviles utilizados para comprar alimentos frescos de comerciantes locales.

Desde este mes, se mantienen las transferencias de dinero, pero los refugiados recibirán raciones que solo cubren un 70% de sus necesidades.

Además, el PMA ya no entregará harina fortificada a toda la población, para priorizar que la reciban las mujeres embarazadas y madres lactantes. Esto podría aumentar los niveles de malnutrición entre los refugiados.

“En colaboración con la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) y otros asociados, el PMA se esfuerza por satisfacer las necesidades urgentes de los refugiados y otros grupos vulnerables y hace un llamamiento a todas las partes para que adopten todas las medidas necesarias para poner fin a los conflictos y crear condiciones para que los refugiados puedan volver a su país de manera segura”, declaró.

Los campamentos de Dadaab y Kakuma albergan, sobre todo, a somalíes y sursudaneses que han huido de los conflictos en sus países.

El anuncio del Programa Mundial de Alimentos se produce seis meses después de que la ONU advirtiera del riesgo de hambruna en Sudán del Sur, Somalia, Nigeria y Yemen, 20 millones de personas están al borde de morir de hambre.

 

Con información del Centro de información de la ONU

Premio BREACH / VALDEZ

Banner Premio BREACH VALDEZ

Periodistas Asesinados

  • Javier Valdez

RECIBE LOS DESTACADOS EN TU CORREO

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES