Empoderar a mujeres indígenas es fundamental para erradicar el hambre y lograr la Agenda 2030, dice FAO

12 enero, 2018

©FAO/Ana Luna José Graziano Da Silva, el Director general de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en la apertura del Foro “Empoderar a las mujeres indígenas para erradicar el hambre y la malnutrición en América Latina y el Caribe” en la Ciudad de México

Empoderar a las mujeres indígenas es fundamental  para erradicar el hambre y la desnutrición en el mundo. Si las políticas públicas no se enfocan en ayudar a esa porción mas pobre de la población mundial, no se alcanzará la Agenda 2030*.

Ese fue el mensaje del Director general de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), José Graziano Da Silva, en la apertura del Foro “Empoderar a las mujeres indígenas para erradicar el hambre y la malnutrición en América Latina y el Caribe” en el que se reunió con mujeres indígenas de más de trece países de América Latina y representantes del Estado Mexicano.

El evento, organizado por la FAO y co-auspiciado por México busca enfatizar la gran contribución que mujeres indígenas pueden aportar para poner fin a la inseguridad alimentaria y a la pobreza.

 “La pobreza se concentra en esos rincones indígenas”

Sin embargo, el Sr. Graziano destacó que las mujeres indígenas viven una situación de“triple discriminación”, como trabajadoras rurales, como indígenas y como mujeres,  “convirtiéndola en la víctima mayor de las desigualdades”.

La región de América Latina y el Caribe, recordó, cuenta con más de 650 pueblos indígenas que representan entre 40 y 50 millones de personas (entre el 8 y 10% de la población de la región). Existen más de 370 millones de indígenas repartidos en 90 países, en más de cinco mil pueblos.

Aunque representan el cinco por ciento de la población mundial, son el 15 por ciento de los más pobres y se encuentran en situación de inseguridad alimentaria, agregó Graziano. Y en más de 20 países la tasa de obesidad femenina es más de 10 puntos porcentuales mayores en las mujeres indígenas.

La inseguridad alimentaria afecta 30 por ciento de las mujeres rurales en América Latina y el Caribe, contra 25 por ciento comparado con el total.  “Lo que significa que la pobreza se concentra en esos rincones indígenas”, dijo Graziano.

Por eso, no se alcanzarán los objetivos de la Agenda 2030 “si no acabamos con la situación de pobreza y desigualdad de los pueblos indígenas en el mundo”, subrayó el Director de la FAO.

Por lo que instó a “avanzar en políticas nacionales, no solamente contra la lucha de la pobreza, sino con enfoque de género y en enfoque indígena en nuestra región”.

Durante la ceremonia, el titular de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), José Calzada Rovirosa, se felicitó que este tipo de foros “sirve para que en nuestros países reflexionen de que no hemos dado toda la atención ni todos los recursos, ni todas las políticas públicas a un tema fundamental que tiene que ver con la mujer indígena, que produce la mujer indígena, que alimenta su casa, que se dedica a sacar adelante a su país”.

En su corta visita en México, el Sr. Graziano son encontró con el Presidente Enrique Peña Nieto y el Canciller Luis Videgarray.

El papel de las mujeres indígenas, esencial para combatir el cambio climático

En la rueda de prensa que se realizó después de la ceremonia de apertura, el titular de la FAO  precisó que los indígenas de México representan más la mitad de la mitad de los 47 millones de indígenas en América Latina.

Estas zonas de concentración de pobreza extrema necesitan programas específicos, enfatizó.

A su riqueza de conocimientos ancestrales y buenas prácticas, se une su papel como portadoras de espiritualidad y tradiciones, articuladoras de comunidades y familias, y custodias de las semillas y de la biodiversidad, que son fundamentales para combatir el cambio climático.

“Porque necesitamos la biodiversidad para enfrentar el futuro, que es la incertidumbre”, afirmó.

Por todo ello las mujeres indígenas son aliadas fundamentales y las necesitamos en el diseño y en la aplicación de las políticas públicas, concluyó.

Desde 2014, la FAO apoya el foro con más de cien becas de  Liderazgo de Mujeres Indígenas. El resultado esperado de esta nueva fase es una Declaración Política que recoja acciones e instancias políticas clave para promover la agenda de las mujeres indígenas en la región en el marco de los Objetivos de desarrollo sostenible (ODS) 2 y 5.

Guadalupe Martínez Pérez, coordinadora de Alianza de Mujeres Indígenas de Centroamérica y el Caribe, destacó en la rueda de prensa la oportunidad que ofrece el foro de la FAO, “que ha abierto un espacio” para las mujeres indígenas.

Pero la mujeres “no necesitan que otros las empoderen”, advirtió, insistiendo en la necesidad de que las indígenas participen activamente en las propuestas y el diseño de las políticas públicas.

“Queremos proyectos que tengan que ver con nuestra educación”, dijo. “Necesitamos capacitación a las nuevas tecnologías, no solo siembra: eso lo sabemos hacer. Necesitamos acceso a la información”, aseveró.

*La Agenda 2030 destaca la inclusión social como estrategia transversal y la medición e identificación de grupos poblacionales marginados de las experiencias del desarrollo en un sentido de igualdad, equidad y protección social.

 

70 Aniversario CINU

70 aniversario CINU Mxico

Sismo en México

RECIBE LOS DESTACADOS EN TU CORREO

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES