Artículo 23: Derecho al trabajo

10 diciembre, 2018

Foto: OIT/MArcel Crozet Trabajadoras de demolición en el distrito de Podolsky en Moscú, Rusia.

La Federación Americana del Trabajo tenía una persona a tiempo completo en la ONU mientras la Declaración Universal de Derechos Humanos estaba siendo redactada – Toni Sender, una política y periodista que había escapado de la Alemania nazi. Junto con otros representantes obreros, argumentó contundentemente a favor de la inclusión específica de los derechos de los sindicatos. Del mismo modo, como Primera Dama de Estados Unidos, Eleanor Roosevelt también ayudó a garantizar que el artículo 23 enunciara detalladamente el derecho de “toda persona” al trabajo, con igual salario por trabajo y sin discriminación. El derecho a formar y unirse a un sindicato también está claramente enunciado.

En su tercer párrafo, el artículo 23 exige una “remuneración justa y favorable” para garantizar “una existencia merecedora de dignidad humana” para los trabajadores y sus familias, lo que refleja nuevamente la visión de un mundo mejor que la recién derrotada Alemania nazi con su trabajo esclavo. 

Los redactores continuaron con el trabajo de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), una de las pocas instituciones de la Liga de las Naciones que fue incorporada a las Naciones Unidas cuando fue creada en 1945. Al igual que la ONU se fundó a raíz de la Segunda Guerra Mundial, la OIT se creó en 1919 a partir de las cenizas de la Primera Guerra Mundial. Esta última perseguía la visión de que la paz universal y duradera sólo podía establecerse si se basaba en la justicia social. 

Los delegados latinoamericanos, junto con los del bloque comunista (cuya ideología propugnaba por el pleno empleo), fueron instrumentales para formular el texto final del artículo 23. La Unión Soviética en particular, quería incluir no sólo la terminología final de “protección contra el desempleo”, sino también mayores obligaciones para que los Estados previnieran el desempleo. 

Durante los últimos 25 años, el número de trabajadores que viven en la pobreza extrema ha decrecido dramáticamente, pero el desempleo sigue siendo un problema de calado, con más de 240 millones de personas desempleadas en el mundo en 2015. 

 

Con información del Centro de Información de las Naciones Unidas.

Minisitios

Próximos eventos

  1. Modelo ONU: LIDERMUN 2019

    mayo 28 @ 8:00 am - mayo 30 @ 5:00 pm
  2. Modelo ONU: HighMUN 2019

    mayo 30 @ 8:00 am - mayo 31 @ 5:00 pm

RECIBE LOS DESTACADOS EN TU CORREO

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES